Batalla entre un estereotipo y la realidad

Batalla entre un estereotipo y la realidad

“Entre el reflejo y la palabra”

 

Batalla entre un estereotipo y la realidad

 

Cómo superar una depresión profunda diagnosticada clínicamente a mis dieciséis años, justo en la adolescencia y desencadenada por una noticia médica que en ese entonces me rompió el esquema, me diagnosticaron de manera tardía, deficiencia de hormona de crecimiento y a consecuencia de esto talla baja. Lo que quería decir que no crecería más, nunca alcanzaría la talla (estatura) de una persona de mi edad.

Aún recuerdo alrededor mío y de mi madre a más menos seis médicos, endocrinólogos, genetistas y psicólogos, reunidos únicamente para comunicarnos la noticia. Se limitaban a decirnos que no había que preocuparnos, que todo estaría bien; pero la verdad es que para mí nada estaba bien, decían que bastaría con que tomara terapia para entender y aceptar.

He de reconocer que la terapia me ayudó en muchos ámbitos, pero nunca funcionó del todo y al poco tiempo la depresión se había instalado en mí, nadie entendía por qué, ni siquiera yo, cómo era posible deprimirse por “nada importante” en lugar de concentrarme en lo positivo; la mayoría opinaba que debía agradecer que tenía dos manos, dos pies para caminar, etcétera, pero nada era más difícil para mí en ese momento que mirar cosas positivas.
NADA-IMPORTANTECon el paso del tiempo mi vida también siguió su rumbo, sin embargo, la sensación de inconformidad conmigo misma, con mi cuerpo, eran cosa con la que tenía que lidiar todos los días, había días buenos y días sumamente difíciles hasta que un día al estar investigando para un proyecto de la universidad me encontré con el concepto de “estereotipos de género”. El internet decía que los estereotipos de género son el conjunto de rasgos tanto físicos como psíquicos que la sociedad determina como válidos para hombres y para mujeres. Al ahondar en el tema, recordé aquel “cómo puede deprimirse por nada importante” que mencioné más arriba y de pronto entendí, así sin más ni más, como flashes mentales que me recordaban lo que había estado viviendo todos estos años, me encontré en la posibilidad de entender que aquel “nada” en realidad era un “todo”, entendí que aquellas sensaciones y pensamientos que me habían llevado a la depresión estaban íntimamente ligadas a lo que durante toda mi vida había escuchado respecto a cómo debe ser una mujer, implícitamente  nos han dicho que las mujeres deben ser altas, delgadas, de tez blanca, de facciones afiladas… y yo, precisamente yo, nunca podría llegar a ser alta, ese era realmente el “nada” que desencadenaba todo.

Entendí en su plena dimensión el problema, encontré que el problema era el enorme miedo que me generaba no poder ser una mujer-modelo perfecta, es decir, que cumpliera con lo que la sociedad esperaba de mí y el miedo aún más grande que me generaba el pensar en las consecuencias de no cumplirlo.

Creo que la experiencia anterior deja ver cómo mi formación como promotora de la salud con perspectiva de género y, el descubrimiento de la reflexión como posibilidad invaluable de aprendizaje, me permitió mirarme a mí misma, entenderme y poco a poco aceptarme y de cómo este proceso de auto-conocimiento y reflexión me permite enriquecer mi práctica de promoción de la salud, en este sentido, como mujer y como promotora de la salud entiendo la necesidad de trabajar en favor de generar los procesos reflexivos necesarios que permitan a las mujeres mirar el impacto que ha generado en sus vidas la educación basada en los estereotipos de género.

Y tú ¿alguna vez has sentido que los estereotipos de género influyen en tu vida cotidiana? ¿Cómo has vivido esa influencia? Te invito a que me compartas tu experiencia en los comentarios.

 

 

Licencia de Creative Commons
Batalla entre un estereotipo y la realidad by Yasmin Guadalupe Vasquez Zagaceta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Licencia de Creative Commons
imagen “Nada importante” by Diana Yarely Vasquez Zagaceta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

(108)

Batalla entre un estereotipo y la realidad
Promedio 3 votos 3 porcentaje 60%

2 comentarios en “Batalla entre un estereotipo y la realidad

  1. Hola Yasmin, tu artículo deja mucho para reflexionar. Es increíble la forma en la que nos han enseñado a ser hombres o mujeres, debemos ir por la línea que dicta la sociedad como “normal” y si te sales de esa línea entonces eres señalada e incluso juzgada.
    Como mencionabas en tu artículo pasado yo también soñaba con cosas que veía en la televisión, recuerdo que de niña siempre tuve en la mente la idea de encontrar una pareja que me “hiciera feliz”, fui aprendiendo que la felicidad te la da otra persona y no tu misma. Con el paso de los años fui cambiando la forma de ver la vida y no cabe duda que haber estudiado promoción de la salud influyo en este cambio.

  2. Hola Sandra!

    Me agrada saber que lo que escribo te permite reflejarte, al final de cuentas esa es la idea que da sentido a mi columna. Agradezco profundamente tu comentario pues me motiva para seguir compartiendo lo que pienso y lo que vivo día tras día como mujer promotora de la salud.

    Un abrazo!

Deja un comentario

The CAPTCHA cannot be displayed. This may be a configuration or server problem. You may not be able to continue. Please visit our status page for more information or to contact us.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas