Mi sueño y mi proyecto con un poco leche

Mi nombre es Victor Tapia, estudie la Liccenciatura en Promoción de la Salud en la UACM y actualmente estoy trabajando en mi trabajo recepcional para titularme como tal. Soy muy extrovertido, solitario, mis gustos son muy variados y en ocasiones radicales. Me interesa mucho la investigación social, la escritura crítica y la divulgación verbal del conocimiento.

 

Me gusta estar en casa, pasear en bici con mi flaca , platicar con mi madre y pelear con mis carnalas. Disfruto de la música, el café, el baile y la crítica hacia el sistema económico patriarcal que vivimos. Desde hace más de una año laboro en una organización denominada DKT Internacional en la que me desempeñó como de Promotor de salud sexual y reproductiva. Recientemente cursó el diplomado en Derechos Sexuales y reproductivos en mi casa de estudios.

 

Ya presentandome, ahora te quiero hablar un poco de lo que estoy haciendo y lo que quiero hacer como promotor de la salud.

 

En primera instancia quiero presentarte esta columna llamada “Caja de Sueños”; en la que  hablaré deFotografía de obBilder las cosas que vivo en mi cotidianidad, en mi trabajo, en la escuela y en mi cabeza. He nombrado “Caja de sueños” a esta columna debido a que aquí  te compartiré parte de mi ser, de mis sueños. Me mostraré como profesional reflexivo de la promoción de la salud con mis virtudes, defectos, aciertos y errores.  Trataré de que mi columna sea una provocación, un detonante para tu propia caja de sueños que tienes en tu interior y así, potenciar juntos nuestras ideas, como colegas promotores de la salud.  Me interesa tanto escribirte como leerte.

Ahora bien, por otro lado y no cambiando de tema; quiero compartirte lo que estoy desarrollando en mi trabajo recepcional. Resulta que cuando era aún  joven, mi madre me hacía relevancia del costo invaluable de aquello que de bebé me dio: su vida a través de su leche. En algunos momentos posteriores, ella me asediaba con esto, tratando de “chantajearme”-cada que me portaba mal- con está práctica que había hecho, denotando su esfuerzo al amamantarme.

Quizás te preguntarás, ¿y eso qué? Bueno, lo que sucede es que en mi proyecto de titulación y algunas de las cosas que hablaré en esta columna, versan alrededor de la práctica de la lactancia materna exclusiva en los humanos. Los problemas en torno a ésta, los tabús, la carga social que representa para las mujeres, las ganancias económicas de algunas “buenas empresas”, las ganas de no dar leche, los cuerpos de las mujeres y los cuerpos de los hombres, los cuerpos de las y los recién llegados, entre otras cosas que trataré de compartirte.

 

Mi interés sobre este tema, parte de la historia personal entre mi madre y yo. Quiero decir que desde pequeño me marcaron las historias que me contaba sobre la leche materna y su valor incalculable para los hijos.

No como si se pensara la leche materna como un alimento con valor nutrimental, a pesar de que si lo tiene, sino como el acto en sí de amor de una madre a su hijo. Me comentaba que era un acto en el que la Mamá le daba su propia vida a su hijo. Su amor, su afecto, su entrega en todo momento al amamantarlo.
En algunos momentos yo le comentaba que quizás podría hacer una cuenta numérica dependiendo del tiempo que ella me dio pecho, y que a partir de eso yo podría “pagarle” su leche según la cantidad de litros. Ella me contestaba de manera sencilla: “lo que una madre hace cuando amamanta a sus hijos no se puede pagar con nada, ni con todo el oro del mundo”.

Recientemente la lactancia materna ha venido llamando mi atención, quizás sea porque mi madre aún me lo recuerda cada que puede. Pero sobre todo, porque me he percatado de los grandes beneficios que tiene como práctica humana per se. Quiero decir que es un acto que se ha venido desnaturalizando y, que por lo tanto, es de mi interés hacer una resignificación respecto al mismo. La lactancia materna podría representar una acción por sí misma de gran relevancia en la disminución de muchos de los problemas sociales y públicos en el ámbito de la salud pública y familiar que nos afectan en la actualidad (Morarga, F. 2010).

Desde luego que me parece pertinente hablar de la manera en como se ha perturbado el acto de amamantar y en como la leche materna se vino equiparando a la leche de bote (sucedáneos) con la finalidad de hacer un desprestigio de la práctica de la lactancia materna y el acto de amor de la madre a su hijo (Asociacion Española de pediatría, 2009).

Mi trabajo consistirá en tratar esclarecer por qué razones o causas se ha perdido la práctica  de la lactancia materna y se ha implementado la nutrición de los bebés a través de leche sintética. La condición actual de mujeres que amamantan a sus hijos con sucedáneos. En este sentido, me doy cuenta que recientemente se hace notar que es mejor o similar “nutrir” a los bebés con leche de bote o pecho.  Además de plantear una posible intervención utilizando la Promoción de la Salud Crítica para buscar la deconstrucción de esta acción humana.
El deterioro de esta práctica no es algo que se pueda explicar de forma sencilla, ya que existen muchos aspectos que podrían dar una pieza como respuesta al origen de este devenir. Es por esto que me inquieta esta temática; que en sí misma es un fenómeno que naturalmente me es muy interesante en los procesos humanos. Que podamos preservar a nuestras hijosa través de nuestro cuerpo; es excepcional. (Jose, P. 2012).
Me mueve mucho la presencia de una ideología que nos orilla y nos hace pensar que lo sintético podría llegar a ser casi similar a lo natural; sólo con un poco más de rapidez a la hora de acceder a ésto.

En proximas líneas hablaré un poco más en este tema y lo que me pasa en la busqueda de posibles respuestas. Gracias, un abrazo.

 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

(89)

Mi sueño y mi proyecto con un poco leche
¡Ayudanos con tu opinión! califica este artículo por favor.

Deja un comentario

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas