Rehabilitación física y promoción de la salud

Hola, antes de platicarles un poco sobre mi vida profesional y sobre mi proyecto de titulación me gustaría presentarme ante ustedes, mi nombre es Gabriela Viridiana Miraflores Maria,  estudie  en la  Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) la licenciatura  en  Promoción de la  Salud. Terminé mis estudios  aproximadamente hace como  cinco años y medio. Cuando los terminé enseguida me dispuse a realizar mi tesis, pero por razones ajenas a mi voluntad no pude concluirla.En estos momentos de mi vida me dedico a dar terapia física y alternativa en un pequeño consultorio. Quizás te parezca poco raro ¿no?  y seguramente todos se preguntarán y qué relación tiene mi trabajo como terapeuta con la promoción de la salud. Como terapeuta me he dado cuenta que a veces las enfermedades o padecimientos que tienen mis pacientes no se deben por algún accidente, problema congénito o por algún agente patógeno, sino que tienen que ver con
problemas sociales, económicos o de carácter emocional,  en estos tipos de casos saco mi ser promotor de la salud para tratar de encontrar  el factor que están ocasionando ciertos padecimientos que los doctores no pudieron encontrar ni tratar. Sinceramente me emociona el hecho de poder ayudar a mis pacientes y trato de que ellos sepan que me importan como personas y por eso trato de transmitirles confianza ya que muchas veces ni los mismos doctores no se las dan. Siendo honestos compañeros promotores de salud:  en la mayoría de las veces los doctores nos ven como objetos y no como sujetos, esto es porque les falta humanidad.

A veces lo que mis pacientes necesitan es alguien quien los escuche y no los juzgue, y es lo que también trato de hacer en mi trabajo como promotora de la salud ya que esa es la base para poder descubrir a veces de donde provienen su padecimiento y a partir de ahí tratarlos de ayudar o darle algunas alternativas que puedan mejorar su problema físicos o emocionales, aunque claro a veces sus problemas se deben a cuestiones económicas. Si está en mis manos trato de ayudar quizás tratando de   cobrarle más económica la terapia o incluso no cobrarles.

Como pueden ver en todo momento relacionar mi trabajo con la promoción de la salud, de hecho algunos de mis pacientes me dicen que soy diferente a otro tipo de terapeutas o doctores, porque lo que les gusta de mi como persona es mi sencillez y el hecho de que los escucho y trato de hacerlos sentir bien pero yo creo que todo esto se lo debo a la promoción de la salud porque me enseñó varias cosas y yo creo que si nunca hubiera estudiado esta carrera en estos momentos no estaría en este lugar trabajando ni sería el ser humano humilde que en estos momentos soy porque no entendería a las personas.

Lo que me encanta de mi trabajo es que pude lograr combinarlo con la promoción de la salud y eso me ha ayudado a entender que funcione tenemos los promotores de la salud, porque créanme que yo al principio estaba confundida porque solo creía que podíamos hacer pocas cosas pero me he dado cuenta que no y que somos parte importante y fundamental en el sector salud

Ahora quisiera contarles un poco de cómo fue que me hice terapeuta, bueno una de mis motivaciones por la que estoy en estos momentos trabajando de terapeuta fue mi hermana. Ella se llama Mariela,, hace aproximadamente cinco años mi hermana perdió todos sus movimientos de su cuerpo, prácticamente no le respondía pero ella sí podía pensar bien y hablar. La enfermedad que le diagnosticaron los doctores fue polimiositis, la cual causa una inflamación muscular y en las articulaciones que a su vez provoca pérdida de movilidad en el cuerpo. Lo peor de todo era que no había cura, que  solo se podía controlar y con el paso del tiempo su enfermedad iba a empeorar.  Para mi familia y para mí fue algo difícil,  más que nada porque nunca habíamos pasado por una situación de este tipo.  Mi  hermana Mariela estaba peor que nosotros debido a que su enfermedad se desarrolló en menos de un mes. Mi hermana era tan normal y nunca había manifestado ningún problema, ella siempre fue una persona súper activa y de la nada se enfermó.  En ese entonces ella tenía 26 años de edad, la verdad fue algo tan triste y doloroso porque aún no había disfrutado tanto la vida porque se enfermó joven.

Lo que a mi hermana también le causaba mucha tristeza fue el hecho de no haber cumplido con su sueño el cual era ser parte de la Policía Federal, antes de que ella se enfermara fue elegida para pertenecer a esa institución.  Ella siempre iba a sus entrenamientos muy feliz, ya que desde chica fue su sueño, estuvo como tres meses haciendo sus entrenamientos en las instalaciones de la Ciudad de México, ya después a ella y a sus compañeros los mandaron a San Luis Potosí hacer otros tres meses de entrenamiento. Estando allá, y a  casi a una semana de graduarse en la Federal ella se enfermó en uno de sus entrenamientos. Se cayó y se pegó en la cabeza. A partir de ese incidente  la diagnosticaron con la polimiositis. Para ese entonces ella ya no podía moverse para nada así que su comandante decidió trasladarla a nuestra casa para que nos hiciéramos cargo de ella y así fue, cuando yo vi a mi hermana me sentí muy triste ya que ahora iba a depender de mi familia y de mi sacarla adelante.

Créanme colegas que fueron momentos muy difíciles tanto para mi hermana como para nosotros.  En ese entonces la llevamos con el reumatólogo, ya que él era el indicado en tratar el padecimiento de mi hermana El doctor la verdad nos daba pocas esperanzas de que mi hermana volviera a recobrar sus movimientos, para esto él le mandó un medicamento, el cual tendría que tomar para toda su vida. También nos mandó terapias para que nosotros se las realizamos en casa, sin embargo pasaron aproximadamente como dos años y mi hermana casi no mejoraba, acaso solo levantaba muy poquito sus brazos y ya. Cada vez estaba peor emocionalmente, tanto que los doctores decidieron mandarla al psiquiatra., El psiquiatra solo le mando antidepresivos que por suerte no se los dimos ya que creíamos que si se los dábamos mi hermana se iba a ser dependiente de ellos para sentirse bien. Lo que mis padres decidieron fue buscar otras alternativas y la llevaron con un huesero, a partir de ahí mi hermana ya podía caminar un poquito. Ese día para mi familia y para mí fue algo muy alegre, después de eso mi papá decidió que lo mejor para mi hermana era buscar ayuda pero de un quiropráctico, así que mi papá encontró un consultorio donde manejan varios tipos de terapias entre las cuales estaba la quiropráctica. De ahí en adelante vimos que mi hermana cada vez recuperaba más sus movimientos así que ella nunca dejó de ir a sus terapias. Debido a los buenos resultados, ella le echaba muchas ganas. De igual manera mi papá y yo a veces la acompañamos hacer ejercicio en un deportivo que estaba cerca de nuestra casa, como aún no podía hacer ciertos ejercicios mi papá y yo le ayudabamos.

Mi papá era el encargado de llevar siempre a las terapias a mi hermana con el terapeuta, pero un día no pudo así que me pidió a mí que la llevara y así fue cuando llegamos pasamos las dos a su terapia. La verdad me encantó como el terapeuta hacia su trabajo, no sé pero algo en mí en ese momento me decía que tenía que aprender quiropráctica para ayudar a mi hermana y a otras personas. Fue a partir de ahí que con ayuda de mi papá encontré una escuela donde daban diplomados de quiropráctica así que decidir estudiar.  Duré estudiando aproximadamente  un año y medio Cuando yo terminé mi diplomado mi hermana ya estaba mucho mejor, ella ya hacía sus cosas solas ya no dependía tanto de nosotros más que para algunas pequeñas cosas.  Yo me dispuse a pedir trabajo en el mismo consultorio donde mi hermana recibía terapia  y por suerte enseguida me contrataron,  aparte de que con el terapeuta que estaba me metió en su escuela donde él era maestro y fue que aprendí otro tipo de terapias. Yo era la persona más feliz del mundo en primera porque mi hermana estaba mejor y porque había encontrado trabajo y lo mejor de todo es que me encantaba ser terapeuta para seguir ayudando a mi hermana y a otras personas.

A veces en este tipo de situaciones uno pierde la fé, pero créanme que el caso de mi hermana me hizo ver tantas cosas y sobre todo a cambiar como persona y ver la vida de otra manera. A veces las cosas pasan por algo, pero para hacernos mejores personas. Mi hermana Mariela en un momento decidió no seguir tomando sus pastillas que le mandó el reumatólogo y en vez de ir empeorando fue mejorando, tanto así que en la actualidad ella tiene 31 años y parece como si nunca hubiera estado enferma. Además de que ella también cambió como persona y entendió que tenía que aceptar las cosas tanto buenas y malas de la vida.

Y bueno colegas,  así fue como llegué a ser terapeuta en rehabilitación física, en la cual llevo tres años trabajando.  La verdad mi trabajo fue una de las cosas más felices que me pudo pasar en mi vida porque créanme que amo hacerlo y más que nada porque me da una enorme satisfacción poder ayudar a varias personas y lo mejor también es que la combino con la promoción de la salud, la cual me hace desempeñarse mejor como terapeuta.

 

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

(116)

Rehabilitación física y promoción de la salud
Promedio 3 votos 3 porcentaje 60%

2 comentarios en “Rehabilitación física y promoción de la salud

  1. Hola! Me llama demasiado la atención su historia, ya que actualmente estudio promoción de la salud en la Universidad de Costa Rica y terapia física en la Universidad Santa Paula no he visto muchos profesionales aqui que estudien exactamente los mismo que yo! Y me llena de orgullo ver que no soy la unica apasionada por ambas disciplinas! Un abrazo desde Costa Rica!

    • Hola Karla López, gracias por tu comentario y me alegra mucho el hecho de que en un futuro podrás combinar ambas carreras, me siento feliz por ti ya que ser terapeuta física y a la ves promotora de la salud es una experiencia fabulosa, porque te permite entender mas a las personas, además que las satisfacción mas grande será el hecho de poderlas ayudar y darles diferentes opciones a sus problemas no solo físicos si no que también de otra índole. Me despido de ti y nuevamente gracias por tu comentario, hasta pronto.

Deja un comentario

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas