Advocacy en el contexto de la terapia física y la rehabilitación. Un ejemplo de mi práctica.

Hola colegas, en este nuevo artículo les platicaré de dos casos que viví en mi práctica profesional como terapeuta física y promotora de la salud, estos casos tienen que ver con algunas líneas de acción y estrategias acciones descritas en la Carta de Ottawa. Cabe mencionar que en estos dos casos cambie los nombres para guardar la identidad de mis pacientes. A continuación les presentaré los casos y cómo se relacionan con las diferentes acciones de promoción de la salud.

Don Carlos y la defensa de sus derechos

Un día me solicitaron para dar una terapia a domicilio, la cual era para un señor de 90 años llamado Carlos. El señor se quejaba de un dolor que sentía en toda su pierna, debido a un  problema de columna ya no podía caminar, por tal motivo me dijeron que si podría ir hasta su casa a darle la terapia. Al llegar al domicilio me pasó una de sus hijas del señor Carlos a su cuarto.  El lugar que se encontraba el señor Carlos estaba en muy malas condiciones, a decir verdad pareciese que no les importara a su familia. Al presentarme con el señor Carlos me di cuenta que casi  no escuchaba,  así que tuve que subir mi tono de voz. El señor Carlos se veía muy triste, al punto que me dijo que le pusiera una inyección para morirse de una vez porque estaba sufriendo.  Le dije que no dijera eso porque hay personas que están peor que él y sin embargo salen adelante.  Posteriormente le pregunté todo lo referente a su dolor de pierna. En ese momento dos de sus hijas entraron al cuarto. Decidí también indagar con ellas sobre el problema de señor Carlos. Les pregunté si ya le habían sacado unas placas al señor Carlos para esto me dijeron que sí y les dije que me las mostraran, sin embargo ninguna de sus hijas sabían donde estaban sus placas, lo cual me hizo saber que no estaban al pendiente de las cosas de sus papá. Seguí con su revisión encontré que tenía una inflamación de nervio en su pierna. En ese momento sus hijas se salieron de su cuarto, asi que comencé con la terapia y le pregunté si salía a la calle a tomar el sol.  Me dijo que sus hijas ni lo sacaban y si lo hacían era solo una vez por semana.  También me comentó que casi no le daba hambre, y que mejor prefería morirse porque siempre lo dejaban solo y nadie iba a platicar con él.  Le pregunté qué era lo que antes le gustaba hacer. El me dijo que le gustaba leer y ver las noticias,  después me platicó de cuando era joven y cuando solía salir con su esposa a comer en una fonda cerca de su casa y de cómo fue su vida cuando falleció su esposa. Yo traté de darle ánimos y le dije que le echara ganas, que le diera gracias a Dios por permitirle estar vivo, ademas que le prometí hablar con su familia para que él estuviera mejor en todos los aspectos posibles. Cuando terminé la terapia me despedí de él y me preguntó si volvería porque le gustó platicar conmigo y yo le dije que sí. Consideré que era muy importante en ese momento abogar por el Señor Carlos.  La advocacy en promoción de la salud se refiere a defender  o dar voz a las personas que sufren, defendiendo sus valores, su dignidad y sus derechos. Así mismo aumentar la conciencia de la importancia de tener humanidad a quellas personas que son responsables de otras para disminuir el sufrimiento de estas. “En cuanto consideramos que no es suficiente hacer, creemos que debemos decir. En cuanto creemos que las acciones nuestras no son suficientes, recurrimos a otras herramientas abogar por las víctimas” (Currea-Lugo, 2008 p. 74).

Considero que como promotores de la salud debemos defender a las personas vulnerables, en condiciones en las que tengan algún problema cuya solución dependa de otras personas. Por eso es importante alzar la voz y llamar la atención para que esto sea posible y los valores de cada una de las personas sean respetados y tengan una mejor vida en todos los aspectos posibles.

Las acciones de advocacy que hice en el caso del señor Carlos fue hablar con algunas de sus hijas. Les hablé de lo importante que era tener esa atención con su padre, ya que él se encontraba muy enfermo, y de que se sentía tan mal que ya tenía deseos de morirse y por lo tanto el necesitaba más cuidados porque estaba sufriendo. Les dije que sería necesario tener una mejor higiene en el cuarto del señor carlos asi como también que le compraran algunos libros o revistas para que el pudiera leer y que trataran tener más comunicación con él porque ya estaba un poco mal, ya que su problema de nervio que tenía iba a mejorar un poco pero no se iba a curar por su edad. Consideraba que el señor Carlos tenía derecho a una vida y un espacio más dignos. Ellas al escuchar todo esto como que se dieron cuenta de todo lo que su padre estaba sufriendo y por tal motivo se comprometieron a cuidarlo lo mejor que se pudiera.

En la siguiente terapia que tuve con el señor Carlos me percaté que su cuarto estaba muy limpio, tambien ya le habían puesto una televisión y revistas. El señor Carlos se notaba más feliz me dijo que sus hijas ya estaban más al pendiente de él y que ya hasta lo sacaban más seguido a tomar el sol. Al ver todo esto me dio mucha alegría por el señor Carlos ya que su vida sería mejor. El señor Carlos me agradeció por todo lo que hice por él, pero principalmente por haber hablado con sus hijas.

Creo que la advocacy es parte importante en la promoción de la salud porque con ella podemos ayudar a varias personas que aveces por miedo,  por pena o cualquier otra circunsatancia no pueden defenderse. Gracias por leerme y los invito a que me dejen un comentario para enriquecer mi artículo con sus palabras.

 

Referencias

Currea-Lugo (2008) cómo hacer advocacy y no morir en el intento. Una mirada desde las ONG humanitarias. Consultado el día 09-05-2017 en  http://www.corteidh.or.cr/tablas/a21681.pdf

 

(30)

Advocacy en el contexto de la terapia física y la rehabilitación. Un ejemplo de mi práctica.
Promedio 4 votos 3 porcentaje 80%

Deja un comentario

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas