EL PENSAMIENTO CRÍTICO FRENTE A LA HIDRA CAPITALISTA, reflexiones de un promotor de la salud

Hace tiempo me invitaron a participar en la presentación de el libro El pensamiento crítico frente a la hidra capitalista. La lectura de este libro fue, además de interesante, sumamente útil para mi práctica docente en promoción de la salud  ya que las reflexiones que presenta el Ejercito Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) nos pueden ayudar a situar el contexto de muchos de los problemas y retos de la promoción de la salud, así como el papel que puede jugar la misma frente a estos problemas. En este artículo les presento una versión adaptada de las reflexiones que compartí en esa presentación.

pensamiento 1  En este artículo me apegaré a una de las intenciones explicitadas en el libro: servir como una provocación para los lectores. Así pues me propongo en los próximos minutos, más que hacer una síntesis completa del libro, hablar de algunas de las reflexiones que me provocó su lectura. Lo anterior con la esperanza de que mis palabras les provoquen sus propias reflexiones y la intención de acercarse al libro.

A través de distintas voces los Zapatistas nos comparten su visión de futuro (y presente) para México y el mundo: El capitalismo está cambiando y está en un periodo de crisis. En la crisis que se observa ellos los zapatistas, junto con algunos de sus colaboradores vaticinan una tormenta, un tiempo en el que la miseria y el sufrimiento de billones en el mundo aumentará, así como la violencia, en todas sus formas, de quienes gobiernan el mundo. Observan que a los ya tradicionales mecanismos de depredación que tiene el gran capital se suman otros. Proponen que además de los medios de producción y acumulación de riqueza se suman los medios de despojo. Afirman que, toda vez que la riqueza ha sido resignificada y que todo ahora es mercancía, el capitalismo ha regresado a sus orígenes, el tiempo de la acumulación primaria del capital para despojar a las personas de todos sus bienes, su territorio, sus recursos, y transgrediendo la esfera personal para despojar a las personas hasta de su fuerza de trabajo generando mecanismos para comprometerla al servicio de sus intereses, y de esta manera apropiarse de las personas mismas. Nos platican con ejemplos cercanos y lejanos a nuestra realidad urbana de la nueva estrategia de control territorial que implica la destrucción física y simbólica de espacios, de tejido social, de organización, incluso la organización del Estado por distintas formas de guerra. Que la destrucción es seguida del despoblamiento de los territorios ocupados, dejando solamente a las personas que resulten útiles en ese momento. Que estos procesos van acompañados a su vez de una reconstrucción y reordenamiento favorable a sus intereses. Por cierto, esta explicación encaja muy bien con la que hacen los estudiosos de los sistemas de salud, cuando nos relatan cómo han pasado de ser sistemas de servicio público a sistemas de despojo de los recursos de las personas. Sistemas de solidaridad social a sistemas de autofinanciamiento individual.  Regresando al relato del libro nos hablan de cómo personas, empresas, gobiernos, naciones son ya controladas por el gran capital, que por vía de las deudas ejerce una dominación casi total y crea un ambiente para despojar de forma legal a todos de todo.

 

 

…la mayoría de lo que conocemos como lucha activista no sirve, o bien, para no sonar tan descalificador, no es de ninguna manera suficiente frente a la tormenta. Que salir a la calle cada vez que estamos en ánimo de protestar, que nuestros tuits y likes, que votar para castigar, hacer o firmar peticiones y pronunciamientos y cosas así no van a lograr cambiar las cosas. Que la lucha no puede darse en episodios de indignación que aparecen de vez en cuando, cada vez que la hidra lastima visiblemente…

El monstruo del capitalismo, la hidra de mil cabezas nos devora y según nos dicen en el libro esto se pondrá peor. Esto pareciera una fantasía catastrofista si no fuera porque los ejemplos que dan, las pistas que usan, son más que cotidianas y hacen pensar en nuestra propia geografía chilanga. Pienso en la ciudad de la salud, pienso en el corredor cultural chapultepec, pienso en mi quincena y a manos de quiénes va a parar inevitablemente en pagos de deudas en las que comprometí dinero que aún no gano, comprometiendo mi libertad. Pues uno no puede menos que sentirse preocupado. Ahora frente a este escenario tan sombrío los zapatistas nos preguntan ¿y si no? ¿y si nos equivocamos? Y nos invitan, nos provocan, a que mediante el pensamiento crítico pongamos a prueba su perspectiva y de forma más amplia miremos a la hidra para crear nuevas comprensiones, pero de eso no hablaré todavía. Por que el pronóstico de tormenta tiene un complemento, un pensamiento 2mensaje especial para aquellos que asumimos que de una u otra forma luchamos contra el sistema por un mundo más justo. El mensaje especial no es ninguna novedad en realidad, creo que la mayoría nos damos cuenta, sin embargo frente al escenario de tormenta el mensaje se vuelve más lastimoso, más incómodo. El mensaje, diré, es que la mayoría de lo que conocemos como lucha activista no sirve, o bien, para no sonar tan descalificador, no es de ninguna manera suficiente frente a la tormenta. Que salir a la calle cada vez que estamos en ánimo de protestar, que nuestros tuits y likes, que votar para castigar, hacer o firmar peticiones y pronunciamientos y cosas así no van a lograr cambiar las cosas. Que la lucha no puede darse en episodios de indignación que aparecen de vez en cuando, cada vez que la hidra lastima visiblemente. No podemos ajustar nuestro calendario de lucha los episodios que desde el poder se generan, luchar a su ritmo, esperar al siguiente golpe para brincar. Mucho menos podemos pensar que la clase política de izquierda nos va a salvar y que luchar significa ponerlos a ellos donde hay, por decirlo con más de un sentido. Nuestra lucha no es suficiente, nos dicen al tiempo que nos invitan a reinventar la lucha. Nos sugieren -entiendo- que frente a la lucha episódica inventemos luchas permanentes, llevar la lucha a nuestra vida cotidiana y hacer de nuestra vida cotidiana una lucha. Que reforcemos la resistencia frente al despojo, sí, pero que vayamos más allá de la resistencia activista. Que no sólo hagamos protesta y denuncia. Nos invitan -entiendo- a girar del activismo a la organización. De resistir y preservar lo que tenemos a crear y ganar terreno. Organización para crear alternativas, girar el énfasis de luchar para destruir a luchar para resistir, y de ahí girar una vez más para luchar para crear. Entonces la propuesta es la organizarnos para la creación de nuevas formas de vivir que le den vuelta al capitalismo. Poner todo nuestro ingenio y creatividad para en lo cotidiano construir otro mundo dentro de este mundo. La lucha entonces se trata de construir para poder destruir a la hidra y no a la inversa, como tantas veces se ha dicho. Sí, yo sé y entiendo que no se puede crear un mundo nuevo a gran escala, somos pocos todavía y tenemos poquísimos recursos y muy escasa organización, pero cualquier experiencia, por pequeña que sea es valiosa porque es una prueba de

 

…la lucha organizativa no es suficiente para matar a la hidra,  que no es suficiente para resistir o darle la vuelta. Es más que la lucha organizativa no se puede reinventar siquiera sin la ayuda del pensamiento crítico…

que es posible otra manera de vivir que ser un esclavo de la hidra. Cada experiencia de vida en rebeldía es una evidencia de que la verdad del poder no es una verdad absoluta sino una verdad impuesta. Y en esto los zapatistas nos dan amplios ejemplos de su lucha creativa, de cómo la resistencia ha implicado la construcción de autonomía, organizar su propio gobierno, sus propios sistemas económicos y financieros, sus propios sistemas de salud y de educación, sus propios medios (o tercios) de comunicación y su propia academia, es decir su propio sistema de creación de conocimientos a través del pensamiento crítico. Su testimonio no es ni pretende ser un modelo a seguir sino una especie de “sí se puede y nosotros tampoco sabíamos cómo le íbamos a hacer. Tampoco teníamos nada.” es una provocación para que cada quién, cada grupo, vea cómo le hace pero se empiece a organizar para enfrentar, sobrevivir y trascender la tormenta que viene. No me voy a detener aquí para describir todo lo que han hecho ni cómo le han hecho. Solo diré que es admirable en muchos sentidos, sobre todo en la creatividad y la terquedad. Quién quiera conocer la experiencia lo invito a leer el libro.

Pero nos dicen que la lucha organizativa no es suficiente para matar a la hidra,  que no es suficiente para resistir o darle la vuelta. Es más que la lucha organizativa no se puede reinventar siquiera sin la ayuda del pensamiento crítico. El pensamiento crítico es indispensable para comprender a la hidra, armar su genealogía, conocer sus modos, sus nuevas cabezas, su evolución. Si no comprendemos a la hidra no sabremos cómo atacar, qué hacer, qué y cómo construir. A su vez el pensamiento crítico es indispensable para comprender y revisar la propia lucha, la organización. La hidra toma muchas formas, sus modos están también en nosotros y muchas veces no nos damos cuenta. Existen muchas organizaciones de lucha que acaban repitiendo los mismos modelos de dominación que pretendían superar. La hidra nos habita, nos posee a todos (de esto hablaré más adelante, como promotor de la salud) y dadas las condiciones puede aflorar en nuestra práctica sin que siquiera nos demos cuenta. Una de esas condiciones es la del poder. Si construimos organización construimos poder, y si construimos poder la hidra en nosotros puede hacernos uno más de sus instrumentos, como pasó con aquellos luchadores de izquierda que hoy habitan el lamentable escenario de los partidos políticos. No podemos luchar sin revisar críticamente a la hidra, no podemos luchar sin revisarnos críticamente bajo riesgo de inventar un “nuevo mundo” igual al anterior.

El pensamiento crítico deviene de la reflexión, de la auténtica reflexión, y esta se nutre de conceptos y teorías que sirvan para explicar a la hidra y a nosotros, a nuestras prácticas. Cada contexto conceptual, cada teoría cuando está bien fundamentada sirve como un espejo que permite ver lo que se escapa a simple vista. Cada teoría permite explicar y nombrar algunas cosas al tiempo que nubla otras. Todas las teorías están incompletas. Sin embargo las teorías, tal y como están puestas en los libros, en las revistas y en muchas aulas a menudo se presentan  como completas, consistentes y congruentes. Es cuando las usamos como espejo para entender la realidad y nuestra práctica en ella cuando las teorías pueden mostrar sus fortalezas y sus limitaciones. ¿Qué nombran y qué no? ¿Qué explican y en qué fallan? ¿Qué evidencias las cuestionan?

El pensamiento crítico usa las teorías como espejos, como instrumentos de observación y al usarlas las pone a prueba, las critica. El pensamiento crítico sirve también para afinar y afilar las teorías y para crear otras nuevas. Esto es indispensable porque la hidra evoluciona y con ella su depredación por el mundo, y a la par debe evolucionar la teoría para ser capaz de dar cuenta de los cambios.

Al tiempo en el que los zapatistas hablan de la necesidad del pensamiento crítico y nos invitan y demandan alimentarlo, aplican su pensamiento crítico a los científicos sociales, partiendo del supuesto de que ellos, como científicos sociales debieran ser los principales cultivadores del pensamiento crítico. No me detendré aquí a platicarles las razones y argumentos de sus críticas. Para el que quiera conocerlas pues que lea el libro. Aquí solo diré que me alegré un poco de no ser un científico social, pero aunque mi objeto de estudio no sea la sociedad sino el aprendizaje no pude evitar sentirme  aludido. De cualquier forma tomé nota y aunque no me hablaban a mi, lo leído me provocó las siguientes ideas:

Cuando a las teorías se les trata como completas, como verdades terminadas, como dogmas de fe, estas pueden fallar al explicar el panorama. Al que las usa para observar y olvida que son uno de varios instrumentos incompletos puede acabar engañandose -síndrome de la fatiga del vigía, le llaman en el libro los zapatistas-. No podemos tomar las teorías como religiones, pretender que pueden explicarlo todo, abrazar a la favorita y mantenerla a salvo de la reflexión crítica, a salvo del ejemplo, a salvo de la realidad. Tenemos que someter nuestras teorías a la prueba de la realidad y en diálogo con otras teorías, ya que como la realidad misma, también las podemos usar para ponerlas a prueba. Tenemos que ser críticos con nuestro pensamiento crítico, no caer en fórmulas fáciles como decir “es la excepción que confirma la regla” cuando encontramos anomalías que nuestras teorías no son capaces de nombrar, de explicar. Debemos evitar el uso del “etcétera” (como dicen los zapatistas) para disfrazar aquello que vemos o intuimos pero no somos capaces de nombrar, debemos aprender a decir “eso todavía no lo entiendo, eso todavía no lo sé”,  “intuyo que hay más, pero no lo sé”

La misión del vigía, esa a la que los zapatistas nos llaman a tomar entre otros a los académicos es fundamental en la lucha, pero debemos cuidarnos de no caer en el síndrome del vigía fatigado, que a fuerza de ver el mismo panorama de la misma manera acaba por perderse los cambios, reportando siempre “sin novedad en el frente”. Debemos concentrarnos en los cambios y en las cosas que nuestras teorías no son capaces de explicar y nombrar. No ser usuarios de teorías sino productores. El pensamiento crítico es necesariamente aquel que con un ojo critica la realidad y con el otro se critica a sí mismo en su práctica de criticar la realidad.

Aunque se ha dicho muchas veces vale la pena reiterar que el pensamiento crítico no se consuma en los análsisis. Tampoco se realiza como tal con las nuevas comprensiones, ni con las nuevas preguntas. El pensamiento crítico solo se consuma en la acción transformadora.

Cultivar la conciencia crítica es cultivar la pregunta más que la respuesta, dicen así o más o menos así los zapatistas. Pienso entonces que cuando uno se responde a una pregunta, la respuesta no debe ser un consuelo, un plácido lugar para sentirse satisfecho, sino por el contrario la respuesta no debe ser sino el medio, el camino, el lapso momentáneo en el que nos elaboramos la siguiente pregunta. Se trata de buscar preguntas más que respuestas, cada vez mas sabias preguntas. Dicen los zapatistas, quien busque respuestas, a quien le incomode el estado de duda, que las busque en la religiones y cosas similares. Si hemos de ser críticos debemos entonces buscar siempre la siguiente duda, como quién busca el estado de gracia. Hay muchas cosas más que dice el libro, ricas y complejas metáforas, voces, líneas enteras que no seguí, que no retomé ni haré, confiando en que habrá aquí otras voces que lo hagan y con la esperanza de no resultar muy tedioso. Pero no quiero pensamiento 4terminar sin antes hacer mía la pregunta tantas veces planteada en el libro. Frente a la hidra capitalista y su depredación los zapatistas nos preguntan ¿y tú qué?

¿Pues yo qué me vengo preguntando? Pues no me puedo quedar preocupado, así que aquí voy a ocupar unos cuantos párrafos más para abordar la pregunta como promotor de la salud crítico. Pues yo de inicio entiendo de lo que dicen los zapatistas, que parte de la dominación que ejerce la hidra la hace con la imposición de sus verdades, y que en la medida en la que creemos en ellas perdemos la capacidad de ver su depredación, de ver el monstruo. Aceptar sus verdades, perder la conciencia crítica es aceptar la esclavitud visible e invisible. También pienso que al tiempo que abrazamos sus verdades nos volvemos cómplices, copartícipes del monstruo, es a lo que me refería con la hidra en nosotros. Pienso entonces y traigo a cuenta un concepto de mi campo, la promoción de la salud y específicamente el enfoque que cultivo: la promoción de la salud emancipadora. El concepto en cuestión es el de cuerpo-territorio. Pienso entonces que nuestros cuerpos son territorios que la hidra toma y coloniza con sus verdades, que en la medida en la que lo hace perdemos conciencia crítica y acabamos deseando lo que la hidra quiere y temiendo lo que a la hidra le conviene. Que acabamos siendo cuerpos al servicio de la hidra. Pienso entonces que mi primer respuesta es que yo tengo que aprender a desterrar a la hidra y sus verdades de mi cuerpo territorio. Pero eso, por el momento no me lleva a nuevas preguntas, ya que es mi trabajo el indagar sobre cómo esto se hace. Algo he hecho y algo he aprendido y sé por lo pronto que la mejor manera de hacerlo es apoyando el que otros lo hagan también. Me imagino entonces haciendo un trabajo con otros para aprender juntos a vislumbrar la hidra en nuestro mundo, en nuestras vidas, en nosotros, en nuestros cuerpos-territorio, tomar conciencia crítica, cultivar el pensamiento crítico y ponerlo en acción. Imagino entonces haciendo otros semilleros, de otras formas y adecuados a otros tiempos y geografias. Eso me lleva a algunas nuevas preguntas ¿qué haré?, ¿cómo le haré? , ¿con quienes lo haré? No son la gran cosa, pero son un comienzo, un punto de partida para las siguientes preguntas.

Éste artículo es el siguiente paso, lo llevaré al espacio del aula como una provocación. Espero que a tí que me lees también te despierte ideas, inquietudes y pensamientos críticos. Ojalá los compartas en el espacio de comentarios aquí abajo.

(530)

EL PENSAMIENTO CRÍTICO FRENTE A LA HIDRA CAPITALISTA, reflexiones de un promotor de la salud
Promedio 4.25 votos 4 porcentaje 85%

Viviendo y re-viviendo mi cuerpo

libertad

En la entrada anterior les hablé un poco, sobre mi sentir en torno a la condición médica que impidió mi crecimiento y mencioné de manera general el reto que ha significado para mí relacionarme con mi cuerpo. Hoy intentaré ahondar más en este sentido.
Hablar de sentirte inconforme contigo misma y con tu cuerpo, sin duda también es hablar de una mezcla de sentimientos con los que hay que lidiar; el miedo, la ira, la inseguridad, etcétera, son el pan de todos los días y son además paralizantes, ahora imagínense vivir muchos de los días de tu vida paralizada o lo que es más, atrapada en un remolino de emociones negativas; es devastador.
Cuando vives en desacuerdo con tu apariencia física; actividades tan cotidianas como bañarte, vestirte y peinarte se vuelven el peor de los tormentos y ni que decir de esos momentos en los que te miras al espejo, no hay peor dolor que mirarte al espejo y odiar lo que ves frente a ti.
Afortunadamente hoy puedo decir que es posible revertir esta situación, por supuesto no es fácil y como todo proceso conlleva tiempo y dedicación, pero ¿qué hice para comenzar a aceptar mi cuerpo?
Seguramente hay muchos caminos posibles, hoy yo te comparto el que a mí me ha sido útil para avanzar.
El primer momento que yo identifico y que sin duda fue crucial y decisivo, fue la reflexión, para mí la reflexión se convirtió en algo terapéutico y sanador. La práctica reflexiva me permitió en un principio comenzar a conocerme y escucharme pero también me permite cuestionar, dudar de todo aquello que se plantea como verdad y como regla.
Otra cuestión que me ayudó a avanzar en la relación conmigo misma fue la decisión que tomé de formarme como promotora de la salud con perspectiva de género; al estudiar la categoría de género tuve la posibilidad de cuestionar lo que la sociedad siempre nos ha impuesto como “normal” para hombres y mujeres y pude también posicionarme en contra del sistema patriarcal que promueve una educación sexista y basada en estereotipos fuera de toda realidad posible y roles diferentes para los varones y para las mujeres.
Hoy intento seguir reflexionando, escribiendo y pensando en voz alta, hablar conmigo misma es todavía todo un reto, pero lo intento cada vez que puedo, intento seguir caminando, cuestionando sobre todo, el lugar en el que me encuentro como mujer, hoy reconozco la necesidad de que hombres y mujeres escuchemos cuentos diferentes, sin princesas, sin príncipes, sin finales felices.
Hoy quiero que muchas niñas y mujeres sepan que su valor no está en la medida de su cintura, ni en sus caderas, ni en sus senos, ni en la ropa que viste, hoy quiero que sepan que su verdadero valor como seres humanos está en su capacidad para ser lo que quieran ser.
Y tú ¿Cómo has vivido tu cuerpo? ¿Qué posibilidades de acción se te ocurren para mejorar tu relación con él? Espero tus comentarios.

Licencia de Creative Commons
Viviendo y re-viviendo mi cuerpo by Yasmin Guadalupe Vasquez Zagaceta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

(23)

Viviendo y re-viviendo mi cuerpo
Promedio 5 votos 2 porcentaje 100%

Siguiendo a mi corazón

En mi publicación pasada les platicaba un episodio donde me vi en la necesidad de darle un giro diferente a mi trabajo. Quería ser la Promotora de la Salud y no una ayudante de psicología.
A pesar de haber recibido una capacitación por parte de las psicólogas yo decidí darle un giro diferente a mis sesiones. Por mi cabeza estaba la idea de realizar un trabajo de PS que me diera la oportunidad de estar en contacto con las personas y de trabajar de la mano con ellas, además quería que reconocieran que el trabajo que hacemos los promotores de la salud es bueno.
20140717_134736A lo primero  que le di un cambio fue a la carta descriptiva que propusieron las psicólogas ya que estaba basada en una promoción de la salud centrada en contenidos, sólo se enfocaron en la prevención de enfermedades y en fomentar estilos de vida saludables sin conocer a la comunidad a la cual iría dedicado el curso de verano. A pesar de que la carta estaba muy bien estructurada para niñas y niños de esas edades le hacía falta algo y ese algo era el vínculo con el otro; en ellas no se decía nada sobre la relación que debíamos de tener con las y los pequeños y mucho menos sobre conocer parte del contexto en el que viven, para mí es muy importante el vínculo con el otro, porque con el estoy segura que puedo estar mas cerca de las personas, puedo conocer su realidad, puedo caminar de la mano con ellas, existe confianza, puedo conocer sus problemas reales y juntos podemos buscar posibles soluciones.
La carta tenía muchas actividades lúdicas y eso en “teoría” serviría para que los niños no se aburrieran. En la práctica me di cuenta que depende de la persona que está al frente del grupo hacer divertido o no las sesiones
En la capacitación que nos habían dado nos hacían hincapié en que los temas plasmados en la carta descriptiva los debíamos facilitar desde el primer día y no nos debíamos adelantar ni saltar alguno, debíamos ir conforme al cronograma de actividades de la carta. Las psicólogas nos pedían que diario entregáramos un producto (Fotos y trabajos de los niñxs referidos al tema que veíamos en el día) con la finalidad de comprobar que realmente estuviéramos trabajando. Esto hizo que yo no pudiera consultar con los niñxs el tema que les resultara más interesante, yo no quería imponerles los temas a los niñxs, quería empezar las sesiones con un tema que les resultara significativo porque consideraba que sería más enriquecedor, me vi obligada a seguir el cronograma de actividades, pero no me obligaron a realizar todas las actividades que ellas tenían planeadas.
En la carta descriptiva se decía que le diéramos la bienvenida a los niñxs entregando un gafete con su nombre a cada uno. También teníamos que crear de manera grupal las reglas de convivencia que regirían el curso de verano. Y antes de entrar de lleno con el primer tema teníamos que conocer a las personas con las que trabajaríamos las dos semanas, el objetivo era fomentar lazos de amistad y convivencia basadas en el respeto y para esta actividad nos dieron 30 minutos.
Consideré que media hora no era suficiente para conocer a veinte niñxs dedique nuestra primer sesión y parte de la segunda (porque llegaron más niñxs) para conocernos mejor.
El ambiente que fomenté desde el primer día fue diferente al que normalmente vemos en las escuelas y un tanto diferente al que me dijeron que tenía que fomentar, las intrucciones eran que la facilitadora tenía que llevar un control exhaustivo con los niñxs ya que el centro tenia la fama de que las y los pequeños eran muy conflictivos y que no me iban a dejar trabajar. Sin embargo, yo promoví que fuera diferente, yo no queria que fuera como un salon de clases, los niñxs en ese momento estaban de vacaciones y lo menos que querian era regresar a su salón de clases, desde la forma de sentarnos, hasta la forma de trabajar cambiamos la dinámica tradicional. Lo hice así porque no quería que se aburrieran y también porque no queria ser una persona autoritaria, quería que los niñxs vieran que también existen personas diferentes a la hora de tener el mando.
Antes de iniciar el Curso estuve pensando sobre la experiencia que tuve cuando era niña, recordé lo que me gustaba hacer, lo que no me gustaba hacer, lo que para mí era divertido, recordé a mis profesores “buenos y malos” todo esto para tratar de ponerme en el lugar de los niñxs y con ello tratar que mis sesiones no fueran aburridas.
Los recuerdos que quedaron en mi eran los de mis profesores súper estrictos y los de mi profesora de tercer grado que no era regañona, que jugaba con nosotros y que siempre nos escuchaba. El recordar mi paso por las aulas me ayudó a la hora de estar frente al grupo.
En nuestra primera sesión quise que los niñxs me conocieran más a profundidad, quería que supieran que podían confiar en mí y que yo más que una facilitadora podría ser su amiga. Aprenderme el nombre de todos desde el primer momento me ayudó muchísimo porque los niñxs se empezaron a sentir más en confianza.
Salimos al descanso y cuando regresamos al salón hicimos un círculo donde platicamos lo que más nos gustaba de nuestra colonia y lo que no nos gustaba, con ello yo quería conocer el medio en el que se rodeaban y como se sentían por vivir ahí. Lo interesante de esa actividad fue que todos los niñxs se abrieron y no hubo uno solo que no compartiera sus experiencias. Ellos se sintieron escuchados y contaron más y más hitsorias relacionadas a sus colonias, cuando me compartian alguna experiencia yo les preguntaba cómo se sentían y qué les gustaria hacer para cambiar esa situación. Lo que en general me compartieron los niñxs, es que a ellos les gustaría estar en una colonia donde no haya violencia, que tengan muchos parques para jugar, que no haya tantos perros en situación de calle y que no haya tantas personas que estén ingiriendo alguna droga.
La reglas del curso las hicimos entre todos y para ello pegue en un papel 2 imágenes, en una se mostraba una persona adulta sentada en círculo con varios niñxs sentados al rededor y en la otra se mostraba un salón de clases con la maestra gritando y los niñxs jugando, en conjunto reflexionamos sobre el salón en el cual nos gustaría estar y después cada uno paso a escribir una regla. Mi idea no era la de intimidar a los niñxs ni mucho menos imponerles algo, lo que vi conveniente en ese momento fue el formar acuerdos donde saliéramos ganando todos. Pienso que el efecto que pudo haber tenido en los niñxs utilizar estas imágenes es que los hizo que se reflejaran en ellas y que pudieran reflexionar sobre su comportamiento.
Cambie el ambiente de trabajo con los niñxs ya que ellos me veían como una autoridad diferente. Yo como responsable del grupo daba instrucciones, ponía el ejemplo, pero tambien me veian como una autoridad amigable, como alguien que jugaba con ellos, que los escuchaba y que de vez en cuando los apapachaba, hubo regaños los primeros días, pero nunca violenté ni ridiculicé a ningún niñx. Siempre tenía una sonrisa para cada uno de ellos. Para finalizar las sesiones hacíamos una consulta sobre lo que les había gustado, lo que no les había gustado, lo que habían aprendido y lo que les gustaría hacer en la siguiente sesión. Los niñxs llevaban su juguete favorito, había un niño que me dijo que si podía entrar al salón con sandalias porque así se sentía más cómodo y yo no tuve ningún inconveniente.  Algunas veces nos disfrazamos, nos pintamos la cara, a los niñxs les gustaba trabajar tirados de panza en las colchonetas. Para hacer la activación física “reglamentaria” les pase a los niñxs una hoja donde les preguntaba que canción les gustaba, a partir de esa consulta me puse a buscar en internet coreografías de zumba con esas canciones para bailarlas en el salón y no se aburrieran. Yo que tengo dos pies izquierdos me sentía un poco rara bailando, pero los veía contentos y eso era lo que me hacía seguir aprendiéndome coreografías. En el recreo me sentaba con ellos, si me invitaban a jugar también le entraba al juego. El trabajo con esas niñas y niños fue muy enriquecedor.
Tres veces llegaron a checarme, la primera vez llegaron las psicólogas, me pidieron mis productos y se quedaron observando mi trabajo, yo sentía muchos nervios porque mi modo de estar trabajando enfrente de los niños era muy diferente al suyo, además de que no estaba siguiendo al pie de la letra su carta. Al finalizar la sesión platiqué con ellas el porqué de mis cambios, se sonrieron entre ellas y me dijeron que a ellas también les serviría mi experiencia para sus siguientes intervenciones.
La segunda vez llego la Directora y llegó justo en el momento que estaban los niñxs haciendo una actividad de elaborar “platillos saludables”(Como a los niños les gustaba mucho andar corriendo y compitiendo cambie la actividad de realizar el plato del bien comer en cartulinas, forme dos equipos en dos filas tenían que llegar a algún extremo y traer una tarjeta con el nombre de algún alimento y así entre todos formar platillos saludables). Pensé que la Directora me diría algo por tener todo ese relajo en el salón y no lo hizo, se acercó con los niñxs y les dio tips para que ellos formaran otros platillos.
Y la tercera vez llegó el encargado de los centros, yo estaba sentada en círculo con los niñxs y estábamos hablando sobre género, él estaba a mis espaldas y no lo vi y tampoco vi cuanto tiempo se quedó escuchando. No me dijo nada ese día, pero cuando tuvimos una reunión en la oficina me felicitó delante de la directora, de mi jefa inmediata y de todos mis compañeros.
Haber cambiado mi trabajo desde la primera sesión trajo repercusiones positivas ya que me dio la oportunidad de estar más cerca de los niñxs, los ojos de las autoridades voltearon a ver el trabajo que estaba realizando lo cual me permitió quedarme a laborar en esa institución una vez concluido mi servicio social, pero esto se los comentaré en el futuro.
Ser Promotora de la Salud en una institución donde se brindaba el servicio de Promoción de la Salud sin ningún profesional de la Promoción de la Salud fue un reto y una tarea muy grande, tenía sobre mis hombros la responsabilidad de hacer un buen trabajo, que se reconociera la licenciatura y sobre todo que me brindaran un espacio para laborar en lo que me apasiona hacer.

Licencia Creative Commons
Siguiendo mi corazón. por Sandra Edith Hernández Luvian se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

(115)

Siguiendo a mi corazón
Promedio 5 votos 8 porcentaje 100%

Promoción de la salud y autonomía. Propuestas metodológicas para la recuperación del control del cuerpo-territorio.

Versión PDF para Bitácora Reflexiva aquí: promocion-de-la-salud-y-autonomia-version-para-bitacora

Versión en PDF para lectura aquí: Promoción de la salud y autonomía

Este ensayo tiene que ver con la autonomía y su relación con la salud y la promoción de la salud. Esta relación no es abordada frecuentemente en este campo y es posible que no resulte evidente para la mayoría de las personas, por lo que he dividido mi ponencia en tres promocion-de-la-salud-y-autonomia-version-para-bitacorapartes. En la primera de ellas hablaré de la relación entre autonomía y salud, en la segunda parte hablaré de la relación entre la promoción de la salud dominante y la autonomía para finalmente hacer algunas reflexiones encaminadas a delinear una promoción de la salud  favorable a la autonomía.

Las reflexiones que aquí presento no pretenden ser una explicación exhaustiva y concluyente en relación a la autonomía y la salud, sino una mera introducción para hacer más comprensible la segunda parte.

Primera parte.

Para comenzar es necesario establecer un punto de partida que permita construir el puente entre la autonomía y las prácticas de promoción de la salud. Este punto de partida es una nueva manera de entender la salud. Las ideas que aquí les comparto forman parte del así llamado enfoque emancipador de la promoción de la salud.

A diferencia de la tradición de la medicina occidental en la que se que considera a la salud como un fenómeno objetivo y verdadero en el campo de la promoción de la salud existe un debate sobre la definición de la salud y lo saludable. Este debate parte del supuesto de algunos académicos de que la salud no es un hecho objetivo sino un concepto relativo, una cierta manera de entender la realidad que se encuentra influida por un contexto social e histórico. Partir de este supuesto permite comprender que la noción de salud es polisémica y que se encuentra en constante evolución, que esta evolución no sigue un único camino, sino por el contrario crea caminos alternativos que permiten entendimientos y prácticas diferentes. La perspectiva que hoy les presento se deriva de uno de esos caminos alternativos sobre como comprender a la salud.

La noción de salud desde la que parto es una propuesta que Consuelo Chapela hace a partir de una interpretación de la Carta de Ottawa para la promoción de la salud derivada de la conferencia mundial sobre promoción de la salud auspiciada por la Organización Mundial de la Salud, celebrada en esa ciudad canadiense en el año de 1986. La carta de Ottawa, considerada la piedra fundacional de la promoción de la salud moderna, hace un aporte importante en relación a la manera de entender la salud, ya que percibe a esta como un recurso de los seres humanos para lograr sus aspiraciones, más que una meta a la que tengan que llegar.

(si no puedes ver lo que sigue haz click en el siguiente enlace para ver el ensayo completo)

 

Leer más

(270)

Promoción de la salud y autonomía. Propuestas metodológicas para la recuperación del control del cuerpo-territorio.
Promedio 4.9 votos 10 porcentaje 98%

Promoción de la salud y poder. Reseña de libro

A continuación les comparto una reseña del libro de promoción de la salud y poder que realizamos la profesora Marta Gómez y yo para la revista Salud Problema que edita la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco:

 
El libro aporta una mirada innovadora al campo de la promoción de la salud y conlleva muchas implicacio nes tanto para la investigación como para la práctica
misma.
 
El texto se organiza alrededor de una propuesta que problematiza y cuestiona la promoción de la salud dominante, y plantea un marco de entendimiento y acción para construir procesos que tengan como guía el apoderamiento y la emancipación de los sujetos que participan en ellos…
 

 

También les comparto un vínculo a la versión escaneada del libro que Alejandro Cerda puso a disposición del público en su blog.

 

Finalmente, también les compartimos los videos de la presentación del libro realizada en la UAM-Xochimilco

 

(56)

Promoción de la salud y poder. Reseña de libro
Promedio 5 votos 2 porcentaje 100%

Reflexiones sobre el video de Cuenta Conmigo

Después de ver el video que Cuenta Conmigo ha publicado en su sitio del feis decidí compartir con la comunidad algunas reflexiones. Debo aclarar que estas se derivan de lo que interpreto del trabajo que se muestra en el video, y que mi interpetación pueda ser muy parcial al estar basada en pocos elementos. No soy experto en promoción de la salud en temas de sexualidad, y las reflexiones que aquí aplico al tema tienen que ver con un marco explicativo más amplio: el de la dominación entre seres humanos basada en mecanismos de legitimación diferentes al ejercicio de la fuerza bruta. Aclarado todo esto, comparto mis reflexiones:

 

En sociedades como la nuestra, predominan valorizaciones culturales que privilegian el modelo heterosexual de sexualidad, y desvalorizan cualquier modelo heterodoxo. Estas valorizaciones se traducen en prácticas diversas que van desde las más abiertas de discriminación, marginación, violencia y violación de derechos hasta prácticas sutiles que apenas pueden identificarse. Todo esto se refleja en un estado de dominación entre seres humanos. Un problema fundamental de esta dominación es que se funda en valores inculcados de forma predominantemente inconsciente, mediante el ejercicio de la práctica. Aprendemos a discriminar al diferente (en este caso al de sexualidad diferente) con lecciones cotidianas implicitas en las prácticas. No es que no se discrimine explícitamente, sino que esta pedagogía se alimenta de muchas acciones en las que la discriminación no es nombrada sino ejercida y asimilada a través de las prácticas (mecanismo que el sociólogo Pierre Bourdieu nombró como violencia simbólica). Esta asimilación de los valores culturales se da desde la más temprana infancia tanto en aquellos que son o serán opresores, como en aquellos que serán oprimidos, de acuerdo a lo que dicten esos valores. Este mecanismo permite entonces la interiorización (muchas veces inconsciente) de las valorizaciones. Una corporeización de la cultura. Así la persona no asume conscientemente que el homosexual -por ejemplo- es “inferior”, “desviado” o está “mal” y luego actúa en consecuencia, sino su cuerpo, a través de la corporeización de estos valores, siente estos valores y su cuerpo se dispone a actuar y entonces la persona elige. Si el cuerpo es una persona heterosexual (las reglas de valoración en esta cultura dicen que vale más) su cuerpo experimenta sentimientos y sensaciones en concordancia y se dispone a actuar esa “superioridad” que su cuerpo asume. Si el cuerpo es de una persona homosexual (o de cualquier otra orientación no heterosexual) su cuerpo experimenta sentimientos y sensaciones negativas, de autodesvalorización. Su cuerpos se disponen a la dominación, cada quién en el lugar que les asigna la regla de valoración. Ambos podrán decidir actuar de manera contraria a sus disposiciones corporales ya que no somos robots, pero las posibilidades son bajas.

Afortunadamente el ser humano, así como tiene la capacidad de interiorizar automáticamente discursos culturales implicitos a las prácticas (lo que describí arriba) también tiene la posibilidad de identificar (con cierto esfuerzo reflexivo) los discursos que ha corporeizado y que se manifiestan como disposiciones corporales, decisiones y acciones. Es donde radica, desde mi perspectiva, la posibilidad y la existencia de la promoción de la salud emancipadora.

En este enfoque, que plantea la reflexión de las personas sobre su actuar, sus disposiciones corporales, sus eleccciones y las de otros seres humanos en su medio se enfoca al igual que lo que plantea Cuenta Conmigo el generar las condiciones para que el otro se fortalezca y tome sus propias decisiones. Creo que la liberación de las ideas impuestas de las que habla Hugo Bautista debe comenzar por nuestros propios cuerpos, y luego traducirse en acciones de transformación del mundo, en acciones autoliberadoras y liberadoras de otros. Coincido con la idea que platica Lina Pérez Cerqueda de crear las condiciones para que los otros se fortalezcan, ganen poder, se revaloricen bajo valores decididos por ellos mismos (y no impuestos por la sociedad)  y que sean ellos los que decidan las acciones en sus propias vidas. Da gusto conocer de la existencia de trabajos así.

Licencia de Creative Commons
Reflexiones sobre el video de Cuenta Conmigo by David García Cárdenas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

(141)

Reflexiones sobre el video de Cuenta Conmigo
Promedio 5 votos 2 porcentaje 100%

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas