Mi proceso de formación como promotora de la salud

Tal vez ustedes, promotores de la salud, alguna vez se han preguntado:doubt-539986__180

  • ¿Cuál es el camino que debo seguir para llegar a ser buen promotor de la salud?
  • ¿Por qué nadie me dice que tengo que hacer como promotor de la salud?
  • ¿Cuál es mi identidad como promotor de salud?

Seguramente sí, pero como se habrán dado cuenta, nadie les ha dado una respuesta concreta, esto se debe a que no existen respuestas correctas a estas interrogantes, ni hay un manual que dicte qué pasos seguir para ser buenos promotores de la salud; ustedes deben buscar las respuestas en su propia formación, ya que cada promotor de la salud es único y por tanto forja su propia metodología de acuerdo a sus principios, valores, intereses, práctica, etcétera.

Así que les extiendo la invitación a que lean mi artículo, donde comparto  parte de mí historia como promotora de la salud con la finalidad de que se detonen en ustedes más interrogantes y, si así lo desean, aprendan de mí experiencia.

 

Mi búsqueda como promotora de la salud

Cuando comeconfusion-311388__180ncé a estudiar la carrera de Promoción de la Salud (PS) en la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), las cosas eran un poco confusas porque para mí esta carrera era nueva e innovadora, y lo único que sabía de ella era lo que había leído en el plan de estudios de la UACM, pero eso fue suficiente para que me enganchara y decidiera estudiarla. Luego, en ciclo básico y una parte del ciclo superior, comencé a tener muchas dudas, ya que las materias me llevaron a cuestionarme sobre el quehacer real de la promoción de la salud, puesto que  tomábamos materias como célula, introducción a la física, cuerpo humano, bioestadística, nutrición, salud pública, crecimiento y desarrollo; de hecho llegué a cuestionarme sobre si la carrera era similar a la carrera de medicina o a la de enfermería.

Pero esas interrogantes que estaban presentes todo el tiempo en mí, me llevaron a darle sentido a las materias que yo creía formaban parte de otras carreras, me di cuenta de que cada una de las materias que tomé contribuían a ampliar mi visión como promotora de la salud (aportaban diferentes formas de mirar y entender la salud), vi que cada una tenía elementos importantes que sí se veían como un todo, podían ampliar la forma en la que miraba los problemas de salud de los sujetos, incluso contemplar factores que siempre quedan fuera debido a que cada disciplina tiene una visión distinta de salud y esto puede llegar a contraponerse con las otras disciplinas.

Luego sentí un vacío y quise saber cómo estaba determinada la Promoción de la Salud y cuál era mi identidad como promotora de la salud. Pero conforme avanzaba en los cursos, parecía que estaba más lejos de encontrar una respuesta que cumpliera mis expectativas, pues en algunas clases se hablaba de los diferentes tipos de promoción de la salud (PS de mercado, PS oficial, PS popular, PS empoderante, PS emancipatoria y PS ciudadana (Chapela, 2008; 97)).

question-mark-309083__180Lo anterior me llegó a confundir porque un día se hablaba de PS empoderante y otro día de PS emancipatoria, así que me puse a indagar sobre cada tipo de PS y comencé a entender que la promoción de la salud no está determinada porque en ella existe la diversidad y porque los problemas de salud de los sujetos son múltiples y abarcan diversos ámbitos tanto sociales, como culturales e históricos. Por ello se ha dicho que la promoción de la salud puede abordar cualquier tema, debido a que existen tantas formas de hacer promoción de la salud como el promotor sea capaz de generar procesos de PS a favor de los sujetos.

Finalmente, en 8° semestre, cursando promoción de la salud 2, me di cuenta de que en ese curso había encontrado respuestas a muchas de mis interrogantes, conocí una nueva forma de mirar la promoción de la salud emancipadora y me sentí cómoda con lo que encontré, en ese momento supe el tipo de promotora de la salud que quería ser. Pero aun sentía la necesidad de aprender más, quería llegar a conocer las capas más internas de la promoción de la salud centrada en las personas; afortunadamente pude continuar esta búsqueda con ayuda del profesor David García.

Actualmente me siento cómoda con lo que hago, no siento la necesidad de que la carrera de Promoción de la Salud este determinada o tenga un manual que indique pasos para ser un buen promotor de la salud. Me he forjado una identidad como promotora de la salud; pero ahora no hablaré de ello ya que estos serán temas de otros artículos.

Concluiré diciendo que cada promotor de la salud es responsable de definirse a sí mismo, construir su camino y metodología, basándose en principios y valores; siempre sintiéndose a gusto con su práctica, dando lo  mejor de sí y sin dejar de ver al otro como sujeto crítico. En sí el proceso de un promotor de la salud es individual, nadie más puede hacerlo, y seguramente en el camino habrá dudas, sentimientos positivos y negativos, pero hay que tener valor para enfrentarlo y lidiar con ello.

Espero que estas líneas les sirvan para mirarse en ellas desde fuera y a partir de eso hagan una pausa para que revisen sus conocimientos pasados, esto puede llevarlos a ver cosas que antes no vieron y formar un nuevo conocimiento.

 

Fuente:

María del Consuelo Chapela Mendoza. ¿Qué promoción de la salud ha fracasado?. UAM. México. 2008. p. 97.

 

 

Licencia de Creative Commons
Mi proceso de formación como promotora de la salud by Rubí Martínez Luna is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://www.manantialdenubes.org/archivos/3921 .

(1250)

Mi proceso de formación como promotora de la salud
Promedio 5 votos 24 porcentaje 100%

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas