La perspectiva de género, el feminismo y lactancia materna.

 

En esta ocasión tocaremos algunos de los aspectos socioculturales que me parecen tienen relación con la intervención en el devenir de la lactancia materna en México. Lo que abordo en las siguientes líneas, es de gran relevancia, pienso que es de los principales factores en el contexto de la maternidad y la relación mercado-lactancia.

Resultado de imagen para feminismo

En las sociedades modernas del siglo pasado surgió una nueva perspectiva en algunas  mujeres que conllevó  a su liberación; en buena medida se lograron avances. “Parte de esta liberación incluyó la posibilidad de que las mujeres se incorporaran a actividades de las que antes estaban excluidas”(Lagarde, M. 2012.p 70).  Este proceso también contribuyó a la modificación con relación a la crianza; con algunos aspectos positivos como el creciente involucramiento de los hombres en el cuidado de sus hijos. 

Para poder entender de manera integral esta transición social en las mujeres y su contexto con la maternidad, utilizaremos la perspectiva de género (1) como un referente para explicar lo sucedido en el devenir de la práctica  de la lactancia materna.

 

Marcela Lagarde (2012) menciona que, aunque las mujeres han conseguido cambiar su posición respecto al hombre en lo público-privado, la incursión laboral o la alfabetización de ellas, aún persiste la desigualdad entre hombres y mujeres en muchos ámbitos.

“En la utopía de la emancipación y la liberación de las mujeres se afirmaba que, al situarse en lo público como los hombres, trabajar como ellos, ganar dinero, como ellos, tener éxito y poder como ellos, se eliminarían la desigualdad, la discriminación y todas las formas de opresión de género. Sin embargo, la mayoría de las mujeres se modernizó y, en efecto, disminuyeron ciertas desigualdades y formas de discriminación, pero han surgido otras nuevas”

Con el feminismo en su esplendor en el siglo XX las mujeres lograron cambios de manera significativa en el ámbito  social, laboral y familiar con relación a su papel dentro de lo público. Las actividades domésticas, la maternidad y lo privado de las mujeres se dejó de lado y se logró hacer que las mujeres se insertaran en el ámbito de lo económico remunerado. Durante el siglo pasado los estereotipos predominantes de género regulaban de facto las actividades relacionadas con el cuidado de los lactantes, asignando toda la responsabilidad del cuidado a las mujeres y la responsabilidad de proveer el sustento económico a los hombres. (Lagarde, M. 1996).


Algunas de las mujeres del siglo anterior rompieron con la construcción de  su género y  fracturaron aquello que se veía de manera natural, pensándose como humanas, como sujetas de poder y,  que como tal, se pensaban como madres femeninas dándole de mamar a sus hijos (Lagarde, et al. 1996). Es importante resaltar que cada sociedad es distinta en su construcción cultural, sin embargo, una constante en las sociedades occidentales es la subordinación de las mujeres por parte de los hombres y la asignación del papel de la crianza de los hijos (Lamas, M. 2008).

La valoración cultural de las mujeres en las sociedades siempre se ha asociado a la maternidad. La cultura de muchas sociedades se ve fundada en las diferencias biológicas sexuales entre mujeres y hombres; motivo por el que se asignan los papeles desde que nacen para que se inscriban estos preceptos y se perpetúen a lo largo de su vida (Lamas, et al. 1986).

Históricamente, el trabajo doméstico se ha percibido como una actividad para las mujeres, sin embargo, no ha sido un trabajo formal ni mucho menos remunerado, básicamente por las concepciones de género (2); de forma que se ve “natural” que las mujeres en su labor humana reproduzcan estas tareas como expresiones amorosas y femeninas. Caso raro es la mujer que no reproduce estas acciones dentro de su familia, además de ser señalada y juzgada como “anormal” desde la sociedad patriarcal (3) (Lamas, et al. 2008).

En la división de trabajos, lo maternal le corresponde a las mujeres de manera “casi natural”; traer al mundo a los hijos les adjudica de manera causal la crianza de los mismos como marca el género en las culturas de las sociedades patriarcales. En algunos casos podemos llamar a esto machismo.

Según estas sociedades, el género femenino versa siempre en el amor por la familia, por la pareja y sobre todo por los hijos. Se nace como mujer, se nace para la crianza (alimentación) de los hijos y la educación de los mismos. Las mujeres se desarrollan en un ambiente en el que se les ordena de manera “natural la responsabilidad de la crianza de los humanos”, desde pequeñas se ven inmersas en esta tarea.

En las sociedades donde los hombres regulan la manera de estructurar a la familia y a la sociedad, es común que las mujeres sean las más perjudicadas, debido al orden social patriarcal. Sin embargo, en el siglo XX se transgredió este orden a través del feminismo, luchando por los derechos de las mujeres  y no sólo de los hombres,  buscando lograr una democracia entre ambos géneros (Lagarde, M. 2012). Esta transición logró en muchas  mujeres que se ubicaran en otro plan, en otra idea de sí, y no como mujeres serviciales diseñadas para dar amor y ser “femeninas”.

Bajo este contexto, el mercado aprovechó estas condiciones en que las mujeres se empezaban a insertar al mercado laboral y el creciente desapego de ellas a la crianza de los bebés, les posibilitó una herramienta que “alentaba y facilitaba” esta práctica; los biberones y la leche sintética.

No quiero decir  que el feminismo se haya planteado como objetivo eliminar la lactancia materna. Pero el mercado con su interés  de acumulación de capital, sí promovió y generó un andamiaje que permitía que a través del consumo de leche de bote las mujeres se volvieran más “independientes y libres” a la hora de salir a lo público, además de verse como responsables de la vida de sus bebés y del suministro de leche de la mejor “calidad”. La liberación de las mujeres del trabajo doméstico no sólo beneficio a las mismas, sino que indirectamente agrandó los bolsillos de las empresas de sucedáneos y de productos para la crianza de los recién nacidos al engrosar de manera sustantiva un nicho de mercado.

Con el feminismo en México se planteaba la posibilidad de que las mexicanas pudieran hacer lo mismo que hacen los hombres, ganar lo mismo que los hombres; no obstante, esto no se dio de la manera esperada, actualmente se sigue con muchas desigualdades, se continúa con  las formas del machismo (aunque adaptado) en detrimento de la mujer (Lagarde, et al. 2012. Pág. 72).

Las mujeres actualmente se ven inmersas en un sistema que las orilla por un lado a ser  económicamente activas; y por otro, a mantenerse atentas de lo que sucede en su hogar, efectuando labores domésticas, cuidando del crecimiento y desarrollo de sus hijos, dándoles en ocasiones pecho, o en otras biberón (Lagarde, M. 2012 & Lamas, M 2008). El género marcado en los cuerpos de las mujeres ha implicado que algunas de ellas se sientan culpables por no poder dar respuesta a todas estas actividades, a no cumplir con los estereotipos que marca el mercado capitalista y la sociedad misma. En suma, las diferencias de género  siguen presentes no como determinante, pero sí como una forma de justificar la diferencia de los papeles de hombres y mujeres en la sociedad y sobre todo en la crianza de los hijos (Lamas, M. 1986).

El mercado sigue aprovechando la necesidad de las mujeres para salir a trabajar y ser remuneradas de manera desigual frente a los hombres. Continua vendiendo miles de sucedáneos en todo el mundo, haciendo de la leche artificial una necesidad para las madres que tienen que salir y dejar a sus hijos con la abuela o con la tía, o peor aún, con los hermanos del bebé. Hace creer que muchas mujeres no producen suficiente leche y se beneficia del sentimiento  de culpa a debido al estereotipo dominante que define lo que debe ser una “buena madre” alimenta la idea de que es necesario sustituir a como dé lugar la nutrición del bebé.

El machismo sigue presente en las mujeres que creen que es su obligación la crianza de los recién nacidos y que los hombres sólo son un complemento que está ahí para formar una familia tradicional.

Mi familia desde que yo recuerdo estuvo acompañada de esta estructura; mi madre se salía a trabajar y nos llevaba junto con ella, mi padre trabajaba también, no obstante, cuando regresábamos a casa mi madre atendía a mi padre y a nosotros también. Casi no veía a mi padre, incluso los fines de semana. A diferencia de mi Mamá, que siempre estaba al pendiente de mí y de mis hermanas.  Ahora entiendo un poco porque sucedía esto.

Lagarde, M. “El género”, fragmento literal: ‘La perspectiva de género’, en Género y feminismo. Desarrollo humano y democracia, Ed. horas y HORAS, España, 1996, pp. 13-38.

Lagarde y de los Ríos, Marcela (2012). “El feminismo en mi vida. Hitos, claves y topías”. México: Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres DF)

Lamas, M. “La antropología feminista y la categoría género” Nueva Antropología, vol. VIII, núm. 30, noviembre, 1986, Asociación Nueva Antropología A.C. Distrito Federal, México. pp. 173-198

Butler, J. “Deshacer el Género”. Paidos. 2006

Lamas, M. “La perspectiva de género” Revista de educación y cultura de la sección 47 del SENTE. 2008

  1. Marcela Lagarde (1996) comenta que la  perspectiva de género tiene como una de sus finalidades contribuir  a la construcción subjetiva y social de una configuración a partir de la resignificación de la historia, la sociedad, de la cultura y la política desde las mujeres y con las mujeres.
  2. El género, según Marcela Lagarde (2012) ,  es la categoría correspondiente al orden sociocultural configurado en la base de la sexualidad a su vez definida. El género es la construcción diferencial de los seres humanos en tipos femeninos y masculinos. Según Judit Butler (2006) , el género es la naturalización de lo femenino y lo masculino y el mecanismo por el cual se incorpora de manera natural en los individuos en sociedad.
  3. Las “sociedades patriarcales” son aquellas que el orden político social está constituido en torno al dominio del hombre, según Marcela lagarde (2012), en el mundo existe un régimen patriarcal que subsume a las mujeres a su mandato.

Fotografias: Fernández, Cosas de Mujeres (still image). Courtesy of the artist; efes ; Jason Regan 2006

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

 

(36)

¡Ayudanos con tu opinión! califica este artículo por favor.

Historia y lactancia materna en el siglo XX

 

“El más llamativo de los olores para el recién nacido es el que viene de su madre […] de hecho el recién nacido y su madre se pueden reconocer a las pocas horas del nacimiento sólo mediante el olor”  (Moreno, J; 2006 p16 )

 

La lactancia en la historia de la humanidad ha significado la prevalencia de nuestra especie, en mucho tiempo era lo único que podía asegurar la supervivencia en los recién nacidos (José, P.; 2012). En  las civilizaciones antiguas como la mesopotámica o babilónica existían códigos políticos que obligaban a dar leche materna a los hijos  (José, P. 2004). No obstante, en la segunda mitad del siglo XX esta práctica se ha venido deteriorando hasta llegar al punto de prácticamente extinguirse en varias partes del mundo, efecto causado por la inserción de la leche sintética (José. et al. 2004).

En este apartado haré una recopilación socio-histórica de cómo y a través de qué factores la práctica de la lactancia materna se ha venido deteriorando en México. Lo anterior considerando elementos internacionales y tomando en cuenta aspectos sociales, ideológicos, políticos y económicos que aparentemente han tenido influencia en el devenir en este fenómeno social.

Las principales variantes que existían en el amamantamiento eran los de darle leche del seno materno, a través de nodrizas o conocidas. Entre los siglos  X y XIII en Europa se sabía de una estable actividad del amamantamiento, para los siglos subsecuentes; XV-XIX la lactancia mercenaria fue una práctica que tuvo esplendor, e incluso, en algunos países se desarrolló una legislación en pro de la misma (José. et al. 2012).

Aunque ya se conocía el gran valor de la leche humana para el buen desarrollo del bebé y la disminución de la mortalidad infantil a finales del siglo XIX (José. et al. 2004).  El siglo XX estuvo subyugado por grandes cambios en torno a las sociedades humanas y por su puesto a su alimentación.  

De acuerdo con Erich, H. (1999) El siglo XX lo podemos dividir en tres etapas: la primera comienza en 1914 con la primera guerra mundial y termina hasta 1943-44 con el fin de la segunda guerra mundial; la segunda etapa abarca más o menos 25 años después de ésta, en ella se da un crecimiento económico y transformaciones sociales; finalmente de la década de los ochentas a la fecha se da una etapa de crisis y desorden. Bajo este contexto, las mujeres enfrentaron estos acontecimientos que tuvieron repercusiones sobre su maternidad. En México este siglo fue sustantivo en varios aspectos; la mujer fue una protagonista de ello.  En la primera mitad del siglo XX la emergencia de las mujeres  en la sociedad fue lo más relevante según Carlos Monsiváis (Bolívar, E. 2003); son las mujeres quienes vienen a transformar la institucionalidad de la nación, desde dentro y desde fuera. La expresión de ellas a través del feminismo convirtió la perspectiva que se tenía de éstas, sobre todo en la sociedad gobernada por los hombres y para los hombres (ibid).

A las mujeres sólo se les asignaba de manera exclusiva la tarea de la crianza y la educación de los hijos. No obstante, la maternidad sufrió cambios en este siglo, la incorporación de ellas al mundo laboral, la escolarización de la niñas, la aparición creciente de igualdad en materia de derechos y la posibilidad de poder utilizar algún método anticonceptivo; fueron sólo algunas de las que se venían suscitando en esta nueva sociedad (Asociación Española de pediatría, 2009).

Las mujeres al comienzo de este siglo vinieron a cambiar su posición en la sociedad; de ser amas de casa y estar a cargo de los hijos, a poder salir y laborar de manera pública y con derechos. Desde  años atrás  se suscitaban movimientos que traían consigo una revolución en la que las mujeres estarían como luchadoras por la igualdad entre hombres y mujeres; tal es el caso de la declaración de Seneca en 1948 (Manifiesto de Seneca Falls, 1999); en ésta se hacía un gran esfuerzo por propiciar una igualdad con respecto a los derechos de las mujeres y su papel en la sociedad.

Las mujeres en el pasado siglo se convirtieron en un foco de cambios respecto a su papel, sobre todo en lo que tiene que ver con la maternidad. La práctica del parto se vino a transformar debido a la apropiación de éste por la medicina occidental,  el control de las decisiones en cuanto a cómo y de qué forma podrían dar a luz (Asociación Española de Pediatría, 2009). En este sentido, las mujeres perdieron autonomía  en este contexto. La práctica médica trajo consigo la imposibilidad de que los varones pudieran estar durante el parto, o que la madre alimentara a su hijo o hija de manera inmediata, acción errónea y que interrumpe el proceso de amamantamiento (Asociación Española de pediatría, 2009).

Los avances y crecimientos en la investigación científica y sobre todo, del desarrollo tecnológico al servicio de los intereses del mercado también perjudicaron la situación, ya que se concedió la posibilidad de que los bebés pudieran ser amamantados por una leche sustituta (José. et al. 2004), dejando de lado la relevancia de la leche materna para el recién nacido.

A principios del siglo se concretó la pasteurización de la leche, hecho que facilitó que se llevará a cabo una industrialización de la misma, y que trajo una creciente popularidad en países europeos (José. et al. 2004 & Asociación Española de pediatría, 2009). No obstante, aportes científicos independientes han hablado desde tiempo atrás de la gran importancia de la leche humana, el impacto sobre los lactantes y el efecto perjudicial para éstos, que trae privarlos de ella; problema que se vio presente en el siglo XX. Una gran mortalidad infantil se vio presente a comienzos del mismo, debido al uso desmedido del biberón (Lawrence, R. 2007).

La leche de bote vino cambiando la forma en que se alimentaba a los bebés del siglo pasado, modificó las actividades de las madres en relación con la maternidad, se instauró en las prácticas comunes de las mujeres y hombres a la hora de convertirse en padres y madres.

La ciencia de la leche trajo un nuevo mercado, uno que excluyó a la leche materna, a las madres y su relación con sus bebés;  cambió el significado del amamantamiento.

 

Referencias

José, P.. (2004). Aspectos históricos de la alimentación al seno materno..febrero 17, 2015, de Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría Sitio web: http://www.juditguirado.com/wp-content/uploads/2014/10/JM-PARICIO-Historia-de-la-lactancia.pdf

Jose, P.(2012). Lactancia prolongada…¿hasta cuando es normal? perspectiva historico-antropologico. Febrero 17, 2015, de Asociacion para la promocion e investigacioncientifico cultural de la lactancia materna Sitio web: http://albalactanciamaterna.org/wp-content/uploads/Lactancia-materna-prolongada-perspectiva-historico-antropologica.pdf

&hl=es#v=onepage&q&f=false

Asociacion Española de pediatría, 2009. Manual de lactancia materna. De la teoría a la práctica. Febrero 23, 2015. pp 2. Sitio web https://books.google.com.mx/books?id=Ulxyj72VZD0C&printsec=frontcover&hl=es#v=onepage&q&f=false

Manifiesto de seneca, 1948. (1999) Revista Leviatan, Nº75, Madrid, pags.135-158) Sitio web http://pmayobre.webs.uvigo.es/textos/varios/seneca_falls.pdf

JM. Moreno Villaresa , MJ. Galiano Segovia. El desarrollo de los hábitos alimentarios en el lactante y el niño pequeño. Sentido y sensibilidad. Revista Pediatría de Atención Primaria Vol. VIII, Suplemento 1, 2006. Sitio web http://www.hablemosclaro.org/Repositorio/biblioteca/b_295_El_desarrollo_de_habitos_alimentarios_en_el_nino.pdf

Fotos: Berlin, Krankenhaus für Säuglingspflege por Unknownwikidata:Q4233718Arbol genealogico

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

(41)

¡Ayudanos con tu opinión! califica este artículo por favor.

Mi historia, mi familia y mi proyecto como promotor de la salud

 

Seas bienvenido una vez más a esta columna. Gracias por acompañarme en este camino que comencé hace un par de meses. Como comenté en el texto pasado, mi proyecto profesional  versa sobre mi cotidianidad, mi familia y sobre todo mi historia de vida y su relación con el tema de la lactancia materna.

En estas líneas, explicaré de manera más detallada cómo  surgió el interés sobre la lactancia materna exclusiva y algunos de los aspectos que desarrollaré a lo largo de mi trabajo recepcional. Quiero tratar de ser más explícito a la hora de explicar el problema que pretendo abordar.

Quiero comentarte algo sobre este proyecto; el cual, está en constante crecimiento, no está terminado y es posible que aunque lo “concluya”, no estará acabado, es decir, mi interés por abordar la lactancia materna resulta en parte por el reto que implica  su complejidad. Asimismo, mi trabajo continuará con cambios que se verán presentes a lo largo de este sueño.

He venido mencionando lo significativo que ha sido para mí la presencia de mi familia en mi vida académica, las constantes intervenciones de mi madre en este interés y lo emotivo que fue mi crecimiento en relación con ella. En nuestro país, la importancia de las mujeres en la familia es muy interesante -no ahondaré en ello- debido a la percepción que tenemos de las madres.

Bajo ese contexto, las mujeres juegan un papel importante en la familias mexicanas. Ellas están más tiempo con los hijos. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, 2014).

Actualmente nuestro país se encuentra con la tasa más baja de lactancia materna en América Latina (UNICEF, 2015). Las mujeres de nuestro país son cada día víctimas de las acciones ineficaces para disminuir la lactancia por sucedáneos de leche. Son cada vez más las madres que dicen no haber tenido una bajada de leche que les permitiera amamantar a sus hijos como ellas lo hubieran querido.

Desde siglos las mujeres lograron amamantar a sus hijos y en muchos casos los recién nacidos llegaron a sobrevivir el primer mes de vida aún sin vacunas.  Actualmente en algunos países la lactancia materna es la forma más segura de nutrir y criar a las y los nuevos bebés. Sin embargo, en mi país las políticas que se desarrollan en pro de la lactancia son, en mi opinión,  equivocas en su objetivo, por lo que me resulta muy necesario considerarlas en mi proyecto profesional.

Por ejemplo, cada vez que se pretende revertir el deterioro de la lactancia materna en nuestro país, las políticas  se diseñan en busca de generar un cambio en las mujeres que no amamantan; pensando que ellas son las únicas responsables en esta situación. No obstante, no se considera el papel que juegan los familiares, es el caso del padre del bebé o la pareja de la mujer. Si la madre trabaja y esto le permite amamantar, si cuenta con un apoyo económico. recientemente se presentaron algunos casos de violencia hacia algunas mujeres que lactaban en la vía pública.

En México sólo dos de cada diez bebés son alimentados con el pecho de su madre hasta los seis primeros meses (ENSANUT, 2012). Lo que significa que ocho son nutridos con sucedáneos que van a proporcionarles la nutrición primera, y que según algunos estudios, determinarán en un futuro muy próximo la calidad de salud de los sujetos (Moreno, J. 2006).

El crecimiento de demanda de leche de bote es verdaderamente alarmante,  se piensa con naturalidad que las mujeres ya no amamanten a sus bebés teniendo la posibilidad de darles leche a través de un biberón. Desde luego, se ve impropio o inmoral que una mujer le de pecho a su bebé en público.

Aunado a esto, la mayoría de las mujeres están bajo una presión social que las enmarca como víctimas y/o culpables; de dar o no pecho a sus bebés (mis hermanas siempre dicen esto). La mayoría de las mujeres del siglo pasado han tenido que enfrentarse a cambios significativos en la dinámica social que les dicta qué y cómo hacer las cosas. “Muchas han vivido la modernización impuesta, otras, voluntaria, elegida, como acto de libertad. Sin embargo, lo han hecho en las condiciones impuestas por el sistema modificado por la movilización de las mujeres, por presiones del mercado y del desarrollo” (Lagarde, 2012).

Bajo estas circunstancias, me surgió una pregunta; ¿Qué factores socioculturales han venido interviniendo en el devenir de la lactancia materna?, desde luego, la respuesta a este cuestionamiento es difícil de abordar y no tiene una sola respuesta.

En este momento puedo mencionar dos elementos muy significativos y que hasta el momento son de mi interés. El machismo y el feminismo inscritos en los cuerpos de las personas a la hora de consumir sucedáneos y no leche materna.

En esta parte trataré de hacer una breve explicación del por qué planteo esto. Podría desarrollar todo un proyecto en respuesta a lo anterior, en este caso, no ahondaré.

Por su parte el machismo inscrito en los cuerpos de las mujeres les  impuso la noción predominante de cuerpos perfectos y con proporciones inalcanzables. Con este referente la idea de que los senos pierden valor como resultado de las modificaciones derivadas de la lactancia materna dio como resultado que muchas mujeres optaran por no amamantar (Lawrence, R & Lawrence, R. 2007).

Con esto quiero denotar que el estereotipo de mujer que dominaba en el siglo veinte se fortaleció en mayor medida por la incidencia del machismo en las mentes de ellas y ellos.

El feminismo por su parte, ha traído como secuelas positivas una serie de logros por  las mujeres del siglo XX. No obstante, también trajo en ciertas prácticas feministas la elección de algunas mujeres de no amamantar, suponiendo el hecho de la liberación femenina y la libertad de decidir dar o no pecho. Esta hipótesis es sólo especulativa, ya que hasta el momento no lo he corroborado, sin embargo existen varias autoras que comentan una posible relación en esto (Lagarde, M. 2012 & Lamas, M. 2008).

En ambos casos, la economía ha jugado un papel crucial; el interés por generar consumo en los cuerpos de hombres y mujeres. La economía manipula las ideas generalizadas a manera de que todos los hombres y las mujeres busquemos lo mismo, generando un estereotipo a seguir cueste lo que cueste .

Quiero decir con esto que en el siglo pasado se modificaron ideas que estaban en la estructura de la sociedad y que se imponia en la manera de actuar. Una de ellas, el amamantamiento natural. En el mejor de las casos, las mujeres salían de sus casas y realizaban actividades laborales combinando algunas acciones domésticas que aún le seguían cargando, no obstante, se fueron permeando por la nueva idea de que no era necesario atender esta práctica.

En nuestra sociedad actual se ha instalado en nuestros cuerpos la necesidad de consumir y adquirir lo que se nos ordena; el sistema económico ha traído consigo la posibilidad de ponernos precios. Modificar las acciones humanas como la de “ejercitarnos” sin movernos, de relacionarnos a través de las redes digitales o  alimentarnos con comida sintética como la leche de bote. Quiero decir que para las grandes empresas que nos proveen de productos les representamos un valor (Lawrence, R & Lawrence, R, et al. 2007).

Me resulta muy interesante y me cuestiono en gran medida como nos hemos mercantilizado, cómo la necesidad de ser aceptados nos orilla a buscar  conseguir un modelo impuesto.

No obstante, desde mi percepción, los seres humanos no valemos monetariamente hablando. Tenemos un valor que no se puede medir de manera tangible, somos intrínsecamente invaluables.

La humanidad así como la naturaleza y los demás seres vivos no deberíamos de tener un valor en términos materiales. Digo lo anterior ya que cada uno de nosotros somos únicos, tenemos características que per se, nos hacen singulares.

La leche materna o la alimentación materna tampoco tendría porque tener un precio, un valor o tener que pagar por ella. La industrialización de la leche materna le otorga un valor a la vida de las mujeres que “dan su vida” a través de amamantar, los botes de sucedáneos hacen parecer que pueden contener noches de afecto entre la madre y su bebé. Siendo esta praxis un hecho que por sí misma, conlleva toda una serie de aspectos políticos, físico-biológicos, sociales o culturales que excepcionalmente involucran no solo a la madre y al bebé; también a la familia; es decir, los hermanos que miran alimentar a su hermano(a), el padre que fortalece y apoya a su pareja en esta acción. Así pues, ¿cómo se podría cuantificar toda estas acciones entorno a la lactancia. Pareciera que con dinero pudiéramos sustituir lo que naturalmente e intrínsecamente desarrollamos a través de la evolución y las relaciones socioculturales.

En este contexto, planteó este proyecto profesional, buscando interrogativas más que respuestas, pensando que formo parte  del mismo panorama que exploro. Es un trabajo que mira el reflejo que mi familia ha dejado en mí. Sobre todo mi madre. Exploro algo que me ha formado a lo largo de la vida; en mi forma de mirar a las personas, en mi acción como licenciado en promoción de la salud.

Lo vislumbro como una herramienta reflexiva desde el pensamiento de las personas, incluyendo una metodología científica que contribuya a explicar las posibles rutas que puedan tomar las personas. En otras palabras, mi proyecto se plantea desde lo académico pero tomando siempre en cuenta la premisa sociocultural.

En esta línea de pensamiento, la resolución de cada individuo o colectivo será desde lo particular a lo general, en una visión integral de lo que las personas vean como necesidad o problema; no tomando en cuenta mi postura o visión.

En síntesis, me propongo explorar a través de este trabajo lo que viví en mi historia personal, pero buscando en mi contexto preguntas que me lleven a esclarecer un poco la situación actual del amamantamiento a través de la leche materna. Busco resolver o formular algunas  preguntas: ¿Realmente tendrá el impacto en las mujeres  lo que planteo?; ¿Qué posibilidades existen de alcanzar algún cambio significativo en los cuerpos de las personas; mujeres y hombres? ¿De qué forma podrán cambiar la percepción de la lactancia materna?; ¿Estoy  verdaderamente pensado desde las personas y para las personas?

Lo anterior lo planteo como provocación para ti que me lees, para mí; debido a que me resulta complicado atender estas respuestas en este momento, empero, puedes colaborar escribiendo lo que pienses respecto a ellas, en forma de posibles explicaciones o rutas a tomar.

Nos leemos en el próximo texto. Un abrazo.

Nota: la imagen que encabeza esta columna es una adaptacion de la fotografia  tomada por Zeevveez bajo la licencia de creative commons.

(64)

¡Ayudanos con tu opinión! califica este artículo por favor.

Mi sueño y mi proyecto con un poco leche

Mi nombre es Victor Tapia, estudie la Liccenciatura en Promoción de la Salud en la UACM y actualmente estoy trabajando en mi trabajo recepcional para titularme como tal. Soy muy extrovertido, solitario, mis gustos son muy variados y en ocasiones radicales. Me interesa mucho la investigación social, la escritura crítica y la divulgación verbal del conocimiento.

 

Me gusta estar en casa, pasear en bici con mi flaca , platicar con mi madre y pelear con mis carnalas. Disfruto de la música, el café, el baile y la crítica hacia el sistema económico patriarcal que vivimos. Desde hace más de una año laboro en una organización denominada DKT Internacional en la que me desempeñó como de Promotor de salud sexual y reproductiva. Recientemente cursó el diplomado en Derechos Sexuales y reproductivos en mi casa de estudios.

 

Ya presentandome, ahora te quiero hablar un poco de lo que estoy haciendo y lo que quiero hacer como promotor de la salud.

 

En primera instancia quiero presentarte esta columna llamada “Caja de Sueños”; en la que  hablaré deFotografía de obBilder las cosas que vivo en mi cotidianidad, en mi trabajo, en la escuela y en mi cabeza. He nombrado “Caja de sueños” a esta columna debido a que aquí  te compartiré parte de mi ser, de mis sueños. Me mostraré como profesional reflexivo de la promoción de la salud con mis virtudes, defectos, aciertos y errores.  Trataré de que mi columna sea una provocación, un detonante para tu propia caja de sueños que tienes en tu interior y así, potenciar juntos nuestras ideas, como colegas promotores de la salud.  Me interesa tanto escribirte como leerte.

Ahora bien, por otro lado y no cambiando de tema; quiero compartirte lo que estoy desarrollando en mi trabajo recepcional. Resulta que cuando era aún  joven, mi madre me hacía relevancia del costo invaluable de aquello que de bebé me dio: su vida a través de su leche. En algunos momentos posteriores, ella me asediaba con esto, tratando de “chantajearme”-cada que me portaba mal- con está práctica que había hecho, denotando su esfuerzo al amamantarme.

Quizás te preguntarás, ¿y eso qué? Bueno, lo que sucede es que en mi proyecto de titulación y algunas de las cosas que hablaré en esta columna, versan alrededor de la práctica de la lactancia materna exclusiva en los humanos. Los problemas en torno a ésta, los tabús, la carga social que representa para las mujeres, las ganancias económicas de algunas “buenas empresas”, las ganas de no dar leche, los cuerpos de las mujeres y los cuerpos de los hombres, los cuerpos de las y los recién llegados, entre otras cosas que trataré de compartirte.

 

Mi interés sobre este tema, parte de la historia personal entre mi madre y yo. Quiero decir que desde pequeño me marcaron las historias que me contaba sobre la leche materna y su valor incalculable para los hijos.

No como si se pensara la leche materna como un alimento con valor nutrimental, a pesar de que si lo tiene, sino como el acto en sí de amor de una madre a su hijo. Me comentaba que era un acto en el que la Mamá le daba su propia vida a su hijo. Su amor, su afecto, su entrega en todo momento al amamantarlo.
En algunos momentos yo le comentaba que quizás podría hacer una cuenta numérica dependiendo del tiempo que ella me dio pecho, y que a partir de eso yo podría “pagarle” su leche según la cantidad de litros. Ella me contestaba de manera sencilla: “lo que una madre hace cuando amamanta a sus hijos no se puede pagar con nada, ni con todo el oro del mundo”.

Recientemente la lactancia materna ha venido llamando mi atención, quizás sea porque mi madre aún me lo recuerda cada que puede. Pero sobre todo, porque me he percatado de los grandes beneficios que tiene como práctica humana per se. Quiero decir que es un acto que se ha venido desnaturalizando y, que por lo tanto, es de mi interés hacer una resignificación respecto al mismo. La lactancia materna podría representar una acción por sí misma de gran relevancia en la disminución de muchos de los problemas sociales y públicos en el ámbito de la salud pública y familiar que nos afectan en la actualidad (Morarga, F. 2010).

Desde luego que me parece pertinente hablar de la manera en como se ha perturbado el acto de amamantar y en como la leche materna se vino equiparando a la leche de bote (sucedáneos) con la finalidad de hacer un desprestigio de la práctica de la lactancia materna y el acto de amor de la madre a su hijo (Asociacion Española de pediatría, 2009).

Mi trabajo consistirá en tratar esclarecer por qué razones o causas se ha perdido la práctica  de la lactancia materna y se ha implementado la nutrición de los bebés a través de leche sintética. La condición actual de mujeres que amamantan a sus hijos con sucedáneos. En este sentido, me doy cuenta que recientemente se hace notar que es mejor o similar “nutrir” a los bebés con leche de bote o pecho.  Además de plantear una posible intervención utilizando la Promoción de la Salud Crítica para buscar la deconstrucción de esta acción humana.
El deterioro de esta práctica no es algo que se pueda explicar de forma sencilla, ya que existen muchos aspectos que podrían dar una pieza como respuesta al origen de este devenir. Es por esto que me inquieta esta temática; que en sí misma es un fenómeno que naturalmente me es muy interesante en los procesos humanos. Que podamos preservar a nuestras hijosa través de nuestro cuerpo; es excepcional. (Jose, P. 2012).
Me mueve mucho la presencia de una ideología que nos orilla y nos hace pensar que lo sintético podría llegar a ser casi similar a lo natural; sólo con un poco más de rapidez a la hora de acceder a ésto.

En proximas líneas hablaré un poco más en este tema y lo que me pasa en la busqueda de posibles respuestas. Gracias, un abrazo.

 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

(67)

¡Ayudanos con tu opinión! califica este artículo por favor.

Lactancia Materna y Prevención de la Obesidad

En éste artículo hablaré de la importancia que tiene la lactancia materna para la  prevención de enfermedades infecciosas y crónico degenerativas.  Presentaré cifras de cómo ha ido disminuyendo la lactancia materna y la relación que existe con el padecimiento de la obesidad en la edad adulta.

 

La leche materna es el mejor alimento para los niños por poseer grasas, proteínas, azúcares, vitaminas y minerales suficientes permitien
do que el niño tenga los nutrientes necesarios para que pueda desarrollarse óptimamente evitando infecciones y enfermedades como la desnutrición o la obesidad.   Ningún   niño necesita ingerir otro tipo de alimento,  ya que el contenido de grasa de la leche materna satisface su saciedad, además a los niños les es de fácil digestión. Se recomienda que la lactancia materna sea exclusiva hasta los seis meses. “la leche materna tienen células madre esto quiere decir que la leche tiene células que pueden ir al cerebro, al corazón, al hígado,  al páncreas o convertirlas en células especializadas del niño” (Gonzales en  UNICEF, 2015 p.3).

 

Resultado de imagen para lactancia maternaA lo largo del tiempo el amamantamiento ha ido a la baja por diversas circunstancias, entre ellas se encuentra la introducción de  fórmulas industrializadas por parte del mercado. A partir de 1940 y 1950 cuando se implementaron las primeras fórmulas para sustituir a la lactancia materna, desde  ese momento la lactancia materna presentó un descenso. (Dirección General de Alimentación y Desarrollo Comunitario. Dirección de Atención Alimentaria s/f).

La agresiva promoción fue dirigida hacia los médicos y maternidades, además  muchos hospitales implementaron el uso del biberón bajo el discurso de progreso “moderno” (Orozco, 2013). Nestlé fue la empresa que comenzó con campañas para promover el uso de fórmulas, entregando a los estudiantes y médicos información falsa con muestras gratis de fórmulas infantiles, por lo que llevo a madres pensar que los médicos apoyaban la lactancia artificial (Werner et al., 2000).

Hasta entonces el bombardeo de los medios de comunicación han promovido el uso de fórmulas industriales aunado a la poca aceptación de que la mujer lacte en la vía pública  (Aguilar y Fernández, 2007).

 

Reportes de las Naciones Unidas estiman que hay 1,5 millones de muertes infantiles cada año derivado de la alimentación de los bebés con biberón en los países en desarrollo. Estas muertes se deben a que las fórmulas que se dan en biberón podrían estar contaminado por agua que no es potable (ibíd.)

Otra coyuntura es la introducción de  las mujeres al mundo laboral ya que sólo 1 de cada 10 mujeres que trabajan
puede amamantar a su bebé, el resto utiliza fórmulas, lo que les dificulta realizar esta práctica debido a las largas horas en que la madre permanece ausente  por sus jornadas laborales. Aunado a esto está la falta de políticas que permitan realizar la lactancia materna exclusiva durante los seis meses como es recomendado. Dada esta situación México es el segundo país del mundo en donde cada vez menos mujeres amamantan a sus hijos y solo dos de cada diez de sus hijos son alimentados con leche materna exclusiva, lo que coloca a México por debajo del promedio mundial (Vega 2014).

La ENSANUT 2012 reporta otras razones por las que la mujeres nunca amamantaron a sus bebés: tuvieron la sensación de no tener leche (37.4 %), enfermedad de la madre (13.7 %) o que el hijo no quiso su pecho (11.4 %).

La misma encuesta observó que cada año nacen 2.4 millones de niños de los cuales solo 1 de cada 7 sólo disfruta de los beneficios de la lactancia materna. Por lo que el porcentaje de la lactancia exclusiva descendió de 22.3 % en el 2006 y 14.5 % para el 2012. En el medio rural se notó una descendencia mayor, de 36.9 % a 18.5 % respectivamente (gráfico 1). Lo que en este medio  podría ocasionar enfermedades infecciosas y respiratorias y el abandono de la lactancia podría aumentar los riesgos de padecer sobrepeso (ibíd.).

 

A continuación se muestran los indicadores de la lactancia materna

Cuadro 1

Indicadores de Lactancia Materna y Alimentación Complementaria Para el niño Pequeño por Características Socioeconómicas y Demográficas. México, 2012

Mediana de la duración de la lactancia Alguna vez ha amamantado

< 24

meses (%)

Lactancia materna

exclusiva

<6

meses (%)

Lactancia materna

predominante < 6

meses (%)

Lactancia materna

continua al año de edad

(12-15 meses) (%)

Región Norte 4.5 90.8 10.6 17.1 31.0
Centro 5.0 94.3 15.7 26.3 29.1
Ciudad de México 6.7 94.5 14.9 24.6 37.1
Sur 10.9 94.6 15.5 29.0 43.4
Área

Urbana

4.9 93.5 12.7 22.7 31.1
Rural 10.8 94.4 18.5 30.6 47.7
Etnicidad indígena 18.6 95.4 27.5 39.3 70.9
No indígena 8.6 93.6 13.4 23.9 32.1
Nivel socioeconómico
Bajo 11.0 95.0 16.6 33.6 50.3
Medio 6.6 93.0 12.9 22.1 31.5
Alto 4.5 93.1 13.7 18.8 24.0
Madre empleada
Si 4.6 92.6 10.8 21.3 28.2
No 9.0 94.1 15.6 26.4 40.5
Edad de la madre (años)
<19 8.7 91.8 14.1 20.7 33.0
19 a 25 6.9 94.9 13.3 22.2 36.5
25 a 35 9.0 94.7 15.9 28.5 43.1
>35 8.7 89.4 13.5 27.1

Fuente: Gonzáles, de C. T., Escobar, Z. L., Gonzáles, C. L. y Rivera, D. J. (2013). Prácticas de alimentación infantil y deterioro de la lactancia materna en México, Salud Pública, 55(2), 170-179.

 

De acuerdo a la tabla anterior muestra que en la región norte del país el 10.6 % han utilizado la lactancia materna exclusiva, en comparación con la Ciudad de México con el 14.9 %, la zona Sur con el 15.5 %, la área urbana 12.7 %, y la zona rural con el 18.5 %. Podemos notar que la zona rural es quien mayormente ha empleado la lactancia materna exclusiva. Se puede inferir que se debe a que esta zona aún no está tan bombardeada con la publicidad de las formulas. Por otro lado es notable y grave que aún en la mejor zona el panorama es muy malo.

De acuerdo al nivel socioeconómico se obtuvo que el nivel bajo emplea la lactancia materna en un 16.6 %, el nivel medio 12.2 % y el nivel alto solo el 13.7 %. De estos grupos se hace notar que quien tienen un mayor porcentaje en el uso de lactancia materna exclusiva antes de los seis meses es el nivel socioeconómico bajo. En cuanto al empleo se obtuvo que aquellas mujeres que trabajan solo amamantan a sus niños el 10.8 % comparado con el  15.6 % de las mujeres que no trabajan.

La lactancia materna ha ido a la baja y uno de los principales motivos es la introducción de  fórmulas industrializadas, lo que ha llevado a que con el tiempo los niños puedan sufrir obesidad debido al alto contenido de azúcares  de las fórmulas ya que se acostumbran al sabor de los azucares. Este es un problema grave del cuál la industria alimentaria es en buena parte la causante y a la fecha no se ha hecho responsable de revertir el efecto de sus campañas.

La leche materna presenta hormonas que influyen en el metabolismo y el desarrollo corporal, entre ellas esta la leptina, la grelina, la adiponectina, la reisistina y la obestatina. La leptina juega un papel importante en la regulación de la ingesta y regulación de la energía, activa las señales de hambre y los niveles de saciedad. Los niños que fueron amamantados presentan mayores concentraciones de leptina (Aguilar et al., 2015), y por lo tanto se puede inferir que tienen una mejor regulación de la ingesta lo que los protege contra el consumo excesivo de alimentos que conduce a la obesidad.

Los promotores de salud tenemos una enorme tarea para promover la lactancia materna y contribuir al desarrollo de una cultura crítica que permita revelar, no solo los beneficios de la leche materna sino los riesgos de las fórmulas lácteas y la responsabilidad de las compañías que las fabrican y promueven.

 

 

Bibliografía

Aguilar, P. M. y Fernández, O. M. (2007). Lactancia materna exclusiva, Facultad de Medicina, UNAM, 50(4), 174-178.

Aguilar, J. M., Sánchez, A. M., Madrid, N., Mur, N., Expósito, M. y Hermoso, E. (2015). Nutrición Hospitalaria, 31(2).

Dirección General de Alimentación y Desarrollo Comunitario. Dirección de Atención Alimentaria. Implementación de acciones en Lactancia Materna.

Gonzáles, de C. T., Escobar, Z. L., Gonzáles, C. L. y Rivera, D. J. (2013). Prácticas de alimentación infantil y deterioro de la lactancia materna en México, Salud Pública, 55(2), 170-179.

Orozco, S. R. (2013). Aportes a Nuestra Tradición Culinaria a la Nutrición Moderna, La Jornada del campo, 65.

UNICEF. (2015). La leche materna salva vidas. México.

Vega, F. L. (2014). La lactancia materna en el México de 2014. Revista Mexica de Pediatría, 81(2), 47. 

Werner, D., Sanders, D., Weston, J., Babb, S. y Rodríguez Bill. (2000). Cuestionando la Solución: Las Políticas de Atención Primaria de Salud y Supervivencia Infantil.


Licencia de Creative Commons

Lactancia Materna y Prevención de la Obesidad  by Anel Hernández Dorantes is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional License.

(78)

Lactancia Materna y Prevención de la Obesidad
Promedio 5 votos 1 porcentaje 100%

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas