Las enseñanzas de Anabel: lidiando con el trabajo y la crianza de una bebé

En este artículo presentaré aquellas experiencias y aprendizajes, que logre identificar a través de una conversación sobre la crianza y cuidado de los hijos  con una madre. Las conversaciones con las personas son una parte importante de mi proyecto profesional porque  una de mis motivaciones para inclinarme por este tema es que actualmente soy madre de una pequeña y considero importante en la crianza  el apego, el respeto, la paciencia, el amor, la libertad, la confianza, la sabiduría, el instinto y otros elementos que nos permitan tanto a madres como a padres e hijos formarnos como seres humanos más libres. Por otro lado la formación profesional de la promoción de la salud  ha sembrado una postura que hace que todo el tiempo esté cuestionando aquellas prácticas poco saludables para las personas.  Hace algún tiempo estuve asistiendo a grupos llamados estimulación temprana que imparte el centro de salud  y notaba que la intervención de las trabajadoras sociales era poco cercana, y sensible con los padres y las madres de familia, porque hacía que los padres de familia tuvieran un rol poco protagonista, aislado, de poca participación, lo opuesto a lo que aprendí y quiero que en algún momento se logre en la promoción de la salud.

 

Parte fundamental para nutrir este proyecto profesional son las conversaciones de las cuales se tienen distintos elementos a aprender, pues además de ser una interacción entre dos o más personas son una especie de encuentro y de acercarme al tema, algo así como un vehículo que me permita  acercarme a las experiencias de las madres y padres con el propósito de saber sobre aspectos de su vida o las problemáticas que puedan enfrentarse alrededor de la crianza de sus hijos e hijas. Además se pensó a la conversación como una dinámica que consistía en hablar a manera libre sin formatos de manera cotidiana o informal sobre la crianza y el cuidado de los hijos, principalmente para lograr un entorno de confianza sin dejar de lado la importancia formal que tiene en el ámbito de la práctica profesional de una promotora de salud.

 

El trabajo entonces consistió en hacer distintas conversaciones con padres y madres,  con la finalidad de acercarme al tema y conversar en un entorno cotidiano. Inicialmente hice un recorrido de memoria para recordar que madres conozco que tuvieran hijos y  rápidamente pensé en Anabel como primera madre para llevar a cabo la primera conversación porque desde que la conozco ha sido una persona que me ha causado confianza y me ha gustado el trabajo que hace con su hija. Además fue quien me recomendó asistir a los grupos de estimulación temprana en el centro de salud.

Primero se acordó con Anabel el día y la hora para llevar a cabo la conversación y le mencioné de manera breve sobre lo que haría, una vez acordado la cita, me di a la tarea de elaborar un esquema para visualizar la conversación y decidí que se llevaría a cabo en dos momentos , uno en donde se presentó un encuadre que me permitió platicar sobre quién soy yo, porque estoy haciendo este trabajo y la importancia que tiene ella en este proyecto, y de manera general sobre cómo se trabajaría la información, datos y experiencias que se compartirían.   En el otro momento  conversamos con  un guión de preguntas que permitieran llevar la conversación sobre la crianza y el cuidado de los hijos.

Después a la par se hicieron lecturas y bitácoras en torno a la cognición del ser humano y sobre su capacidad memorística, como una forma de sustento teórico, que me sirvió para pensar y plantear sobre la propia forma en que iba a trabajar en la conversación. Derivado de la experiencia de la conversación es que surgieron una serie de tareas, entre ellas elaborar un cuadro para separar las preguntas que se presentaron en la conversación (preguntas de memoria, preguntas de opinión y preguntas de reflexión) después narré el caso de Anabel como una historia,  y finalmente construí otra narración de la historia de Anabel pero en primera persona.

Las sensaciones cuando mamá trabaja

A continuación les presento el caso de Anabel que  titulé.: “Las sensaciones cuando mamá trabaja” narrado en primera persona, a partir de esta construcción es que encontré una serie de coincidencias, reflejos, y aprendizajes valiosos para el cuidado de nuestras hijas.   Su caso principalmente nos narra las formas de organizarse para criar a su hija mientras ella trabajaba. En esta conversación yo tenía la intención de identificar problemas y necesidades para orientar mi proyecto de promoción de la salud. Sin embargo, más bien encontré un caso en el que pude aprender

Leer másLas enseñanzas de Anabel: lidiando con el trabajo y la crianza de una bebé

(33)

¡Ayudanos con tu opinión! califica este artículo por favor.

Camino a crianza liberadora

Soy Patricia Arellano Silva egresada de la licenciatura de Promoción de la Salud (PS), desde que comencé mi recorrido en esta licenciatura me apasionaron los temas que tuvieran que ver con el cuerpo humano.  Al final supe que eran los temas como  las luchas sociales,  y en general temas y formas de hacer “conciencia social”, los que realmente me formaron y que ahora se que se nombran como propuestas alternativas.

 

Me considero fan de la música reggae, ya que ha sido una forma de identificación y de sentirme bien conmigo misma, es mi refugio.  Además actualmente he desarrollado un gusto por el café ya que durante muchos años trabajé preparándolo para apoyarme y terminar la licenciatura. De esta misma experiencia me di cuenta que para lograr lo que yo quiero tengo que apostarle al trabajo independiente, pues a la vez como se dice mato dos pajaros de un tiro, por un lado,  aplico lo aprendido en la licenciatura y por otro me autoempleo.

 

Imágen por: FEDECATA GRUPS LACTANCIA

De esas alternativas es que surge mi identidad con la PS emancipadora, y actualmente me encuentro ante un rol totalmente nuevo en mi vida que ha dado la vuelta total a lo que había venido haciendo y pensando: la maternidad. Ella ha logrado despertar en mí distintas experiencias, sensaciones y formas de ver y andar por la vida. Me gusta además aprender al lado de la personita que más quiero. Reconozco la dificultad que en ocasiones puede ser el aprendizaje con ella, pero que, logramos vencer con amor y paciencia.

 

Se que ahora puedo nombrar a lo que le apuesto, pues he tenido una formación un tanto diversa y compleja y creo con toda la esperanza en que la forma en que criamos a nuestras hijas e hijos es cómo podemos vivir en un mundo menos opresor, menos violento, y de falta de oportunidades. Le apuesto al retorno de lo natural, a la justicia, la disidencia, la desobediencia, la libertad, la rebeldía, la autogestión, la autonomía y a la utopía como las bases para hacernos más humanos.

 

He llamado a la columna que hoy les presento Crianza liberadora. Esta columna viene en parte de Freire y de su idea de lo liberador en la educación, donde hace críticas a lo tradicional, a lo bancario  y reflexiona ante la importancia  del diálogo en los aspectos educativos. Yo imagino un espacio que justamente nos encamine a lograr y reflexionar sobre las prácticas del cuidado de las hijas e hijos, que logre evidenciar que supuestos dominan nuestra forma en que estamos criando a nuestras hijas e hijos. Quiero que sea un espacio lleno de conversaciones , de reflexiones, de respeto, de encuentro en donde todas y todos compartamos lo que podamos.

 

El camino es para mi el rumbo que tomaremos para que esas formas de crianza sean más libres, ese camino puede ser como nos ocurre en los viajes: a veces será difícil, divertido, enriquecedor, agotador, caro, caluroso, lleno de música o simplemente lleno de silencio, pero será otra forma de explorar y conocer sobre la crianza y el cuidado de las hijas e hijos. Espero que en este camino sea siempre grato al compartir con otros sobre nuestras experiencias y que logremos provocar en los demás el interés sobre nuestra práctica a través de estos espacios.
Finalmente recuerden llevar para el camino agua, alimentos, botanas, café, té, libros, música, actitud, fuerza, paciencia, y sobre todo ganas de aprender. En el próximo artículo les platicaré sobre mis primeros aprendizajes en este camino, gracias por leerme.

 

 

(70)

¡Ayudanos con tu opinión! califica este artículo por favor.

Historia y lactancia materna en el siglo XX

 

“El más llamativo de los olores para el recién nacido es el que viene de su madre […] de hecho el recién nacido y su madre se pueden reconocer a las pocas horas del nacimiento sólo mediante el olor”  (Moreno, J; 2006 p16 )

 

La lactancia en la historia de la humanidad ha significado la prevalencia de nuestra especie, en mucho tiempo era lo único que podía asegurar la supervivencia en los recién nacidos (José, P.; 2012). En  las civilizaciones antiguas como la mesopotámica o babilónica existían códigos políticos que obligaban a dar leche materna a los hijos  (José, P. 2004). No obstante, en la segunda mitad del siglo XX esta práctica se ha venido deteriorando hasta llegar al punto de prácticamente extinguirse en varias partes del mundo, efecto causado por la inserción de la leche sintética (José. et al. 2004).

En este apartado haré una recopilación socio-histórica de cómo y a través de qué factores la práctica de la lactancia materna se ha venido deteriorando en México. Lo anterior considerando elementos internacionales y tomando en cuenta aspectos sociales, ideológicos, políticos y económicos que aparentemente han tenido influencia en el devenir en este fenómeno social.

Las principales variantes que existían en el amamantamiento eran los de darle leche del seno materno, a través de nodrizas o conocidas. Entre los siglos  X y XIII en Europa se sabía de una estable actividad del amamantamiento, para los siglos subsecuentes; XV-XIX la lactancia mercenaria fue una práctica que tuvo esplendor, e incluso, en algunos países se desarrolló una legislación en pro de la misma (José. et al. 2012).

Aunque ya se conocía el gran valor de la leche humana para el buen desarrollo del bebé y la disminución de la mortalidad infantil a finales del siglo XIX (José. et al. 2004).  El siglo XX estuvo subyugado por grandes cambios en torno a las sociedades humanas y por su puesto a su alimentación.  

De acuerdo con Erich, H. (1999) El siglo XX lo podemos dividir en tres etapas: la primera comienza en 1914 con la primera guerra mundial y termina hasta 1943-44 con el fin de la segunda guerra mundial; la segunda etapa abarca más o menos 25 años después de ésta, en ella se da un crecimiento económico y transformaciones sociales; finalmente de la década de los ochentas a la fecha se da una etapa de crisis y desorden. Bajo este contexto, las mujeres enfrentaron estos acontecimientos que tuvieron repercusiones sobre su maternidad. En México este siglo fue sustantivo en varios aspectos; la mujer fue una protagonista de ello.  En la primera mitad del siglo XX la emergencia de las mujeres  en la sociedad fue lo más relevante según Carlos Monsiváis (Bolívar, E. 2003); son las mujeres quienes vienen a transformar la institucionalidad de la nación, desde dentro y desde fuera. La expresión de ellas a través del feminismo convirtió la perspectiva que se tenía de éstas, sobre todo en la sociedad gobernada por los hombres y para los hombres (ibid).

A las mujeres sólo se les asignaba de manera exclusiva la tarea de la crianza y la educación de los hijos. No obstante, la maternidad sufrió cambios en este siglo, la incorporación de ellas al mundo laboral, la escolarización de la niñas, la aparición creciente de igualdad en materia de derechos y la posibilidad de poder utilizar algún método anticonceptivo; fueron sólo algunas de las que se venían suscitando en esta nueva sociedad (Asociación Española de pediatría, 2009).

Las mujeres al comienzo de este siglo vinieron a cambiar su posición en la sociedad; de ser amas de casa y estar a cargo de los hijos, a poder salir y laborar de manera pública y con derechos. Desde  años atrás  se suscitaban movimientos que traían consigo una revolución en la que las mujeres estarían como luchadoras por la igualdad entre hombres y mujeres; tal es el caso de la declaración de Seneca en 1948 (Manifiesto de Seneca Falls, 1999); en ésta se hacía un gran esfuerzo por propiciar una igualdad con respecto a los derechos de las mujeres y su papel en la sociedad.

Las mujeres en el pasado siglo se convirtieron en un foco de cambios respecto a su papel, sobre todo en lo que tiene que ver con la maternidad. La práctica del parto se vino a transformar debido a la apropiación de éste por la medicina occidental,  el control de las decisiones en cuanto a cómo y de qué forma podrían dar a luz (Asociación Española de Pediatría, 2009). En este sentido, las mujeres perdieron autonomía  en este contexto. La práctica médica trajo consigo la imposibilidad de que los varones pudieran estar durante el parto, o que la madre alimentara a su hijo o hija de manera inmediata, acción errónea y que interrumpe el proceso de amamantamiento (Asociación Española de pediatría, 2009).

Los avances y crecimientos en la investigación científica y sobre todo, del desarrollo tecnológico al servicio de los intereses del mercado también perjudicaron la situación, ya que se concedió la posibilidad de que los bebés pudieran ser amamantados por una leche sustituta (José. et al. 2004), dejando de lado la relevancia de la leche materna para el recién nacido.

A principios del siglo se concretó la pasteurización de la leche, hecho que facilitó que se llevará a cabo una industrialización de la misma, y que trajo una creciente popularidad en países europeos (José. et al. 2004 & Asociación Española de pediatría, 2009). No obstante, aportes científicos independientes han hablado desde tiempo atrás de la gran importancia de la leche humana, el impacto sobre los lactantes y el efecto perjudicial para éstos, que trae privarlos de ella; problema que se vio presente en el siglo XX. Una gran mortalidad infantil se vio presente a comienzos del mismo, debido al uso desmedido del biberón (Lawrence, R. 2007).

La leche de bote vino cambiando la forma en que se alimentaba a los bebés del siglo pasado, modificó las actividades de las madres en relación con la maternidad, se instauró en las prácticas comunes de las mujeres y hombres a la hora de convertirse en padres y madres.

La ciencia de la leche trajo un nuevo mercado, uno que excluyó a la leche materna, a las madres y su relación con sus bebés;  cambió el significado del amamantamiento.

 

Referencias

José, P.. (2004). Aspectos históricos de la alimentación al seno materno..febrero 17, 2015, de Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría Sitio web: http://www.juditguirado.com/wp-content/uploads/2014/10/JM-PARICIO-Historia-de-la-lactancia.pdf

Jose, P.(2012). Lactancia prolongada…¿hasta cuando es normal? perspectiva historico-antropologico. Febrero 17, 2015, de Asociacion para la promocion e investigacioncientifico cultural de la lactancia materna Sitio web: http://albalactanciamaterna.org/wp-content/uploads/Lactancia-materna-prolongada-perspectiva-historico-antropologica.pdf

&hl=es#v=onepage&q&f=false

Asociacion Española de pediatría, 2009. Manual de lactancia materna. De la teoría a la práctica. Febrero 23, 2015. pp 2. Sitio web https://books.google.com.mx/books?id=Ulxyj72VZD0C&printsec=frontcover&hl=es#v=onepage&q&f=false

Manifiesto de seneca, 1948. (1999) Revista Leviatan, Nº75, Madrid, pags.135-158) Sitio web http://pmayobre.webs.uvigo.es/textos/varios/seneca_falls.pdf

JM. Moreno Villaresa , MJ. Galiano Segovia. El desarrollo de los hábitos alimentarios en el lactante y el niño pequeño. Sentido y sensibilidad. Revista Pediatría de Atención Primaria Vol. VIII, Suplemento 1, 2006. Sitio web http://www.hablemosclaro.org/Repositorio/biblioteca/b_295_El_desarrollo_de_habitos_alimentarios_en_el_nino.pdf

Fotos: Berlin, Krankenhaus für Säuglingspflege por Unknownwikidata:Q4233718Arbol genealogico

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

(3829)

Historia y lactancia materna en el siglo XX
Promedio 5 votos 1 porcentaje 100%

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas