La promoción de la salud como tarea cualquiera.

IMG_201511308_121628

No fue nada nuevo, no vi lo que yo espere ver…

Acudí al encuentro estudiantil que se llevó a cabo en el Museo de Medicina ubicado en Belisario Domínguez esquina con república de Brasil en el centro de la ciudad, un encuentro en donde acudieron estudiantes de diferentes universidades, de UAM; de las carrera de Psicología y Medicina, la UNAM; de mecina, el IPN; de medicina, de la UACM por su puesto; estudiantes de Promoción de la Salud y el Instituto Nacional de Salud Pública, de la especialidad en Salud Pública. En el encuentro se planteó responder dos preguntas; la primera era ¿Qué tipo de formación estamos recibiendo? Y la segunda pregunta era ¿qué tipo de personal necesita nuestro país? Para responder las preguntas, las organizadoras del evento nos separaron en grupos y el grupo en el que yo estuve hubo dos compañeros de la UACM y compañeros de todas la universidades que ya mencioné. Con respecto a la primera pregunta, la respuesta fue común en el grupo: coincidimos que la formación que recibimos es una formación de tipo mercantilista en la que no importa el trato a las personas ni el trato humano sino la acumulación de capital, misma que no permite una atención de calidad a las personas Entre los aportes que mis compañeros hicieron para responder a la segunda pregunta destaca la idea de que todos son conscientes de que existe violencia médica, que la relación médico-paciente es indignante y que ellos (estudiantes de medicina y médicos) no son la panacea, pero algo que llamó mi atención al cien por ciento es la idea que tienen acerca de la Promoción de la Salud.

 

“Todos podemos ser promotores de la salud” dijo una de mis compañeras, ella estudia medicina en la UAM; después de esto todos (digo todos por mencionar a los chicos que estaba participando, porque había más compañeros que no participaban) comenzaron a decir que sí, todos podían ser promotores de la salud sin imaginar las implicaciones de lo que estaban diciendo. A partir de esto que observé, pienso: ¿Acaso sería justo que yo dijera que todos podemos ser médicos sólo por el
hecho de saber auto medicarnos? ¿Sería justo que yo dijera que todos podemos ser psicólogos por hecho de poder escuchar a las personas o darles un consejo? Desde luego que no, para poder decir eso, necesitamos prepararnos como psicólogos estudiando una licenciatura en psicología o una licenciatura en medicina para ser médicos, de otro modo solo estaríamos minimizando ese tipo de saberes a saberes que no necesitan una preparación y que cualquiera puede realizar. No quiero decir con esto que no podemos ser o hacer tal función, lo que digo es que al igual que esas dos profesiones (sólo por mencionar algunas)necesitan una preparación, la promoción de la salud no es cualquier cosa, no es una tarea fácil y necesita una preparación. La idea que tienen acerca de nuestra carrera es una idea desvalorizada en la que reside la percepción de que es algo tan sencillo que cualquiera lo puede hacer; creo que eso se debe a la juventud de nuestra carrera y a que no es muy conocida entre las demás profesiones que se encargan de la atención médica. Yo no estoy de acuerdo con eso y lo pongo de manifiesto en estas palabras debido a que estudiar esta carrera nos ha costado a todos los que la cursamos y a todos los que la cursaron (y estos últimos no me dejarán mentir), esto trae consecuencias entre los estudiantes y los egresados de la licenciatura. En los estudiantes de manera que los frustra por la incertidumbre de no saber qué hacer y al mismo tiempo los desmotiva a seguir estudiando esto y en los egresados de modo que no son reconocidos como profesionales y sus labores son reducidas a tareas simples que impiden la profesionalización de la labor como Promotor de la Salud.

En lo particular, pienso que para poder desechar algo, despreciarlo, o desvalorizarlo se debe conocer en su totalidad, de otro modo estaremos hablando de algo que no sabemos y eso no es muy sensato. Esto es, la licenciatura de Promoción de la Salud no es muy conocida, por lo tanto no deberían emitir juicios tan apresurados acerca de ella sin no la conocen, es por esta misma razón que dicen que “todos podemos ser promotores”, porque no saben lo que significa ser promotor. Con esto tampoco quiero decir algo negativo de las personas que opinaron a cerca de ser promotores de la salud, solo me gustaría invitarlos a la reflexión acerca de lo que piensan para que puedan ver el amplio y vasto campo que la promoción de la salud ofrece y lo complejo que puede volverse al no tener una especificidad, además de lo diverso y rico que es adquirir conocimientos desde esta postura.
A tí que me lees ¿alguna vez te haz sentido desvalorizado como profesional de la promoción de la salud? platícanos tu experiencia y cuéntanos ¿qué hiciste? ¿cómo lidiaste con esa situación? ¿qué tan satisfecho quedaste? ¿qué harías diferente?

(126)

La promoción de la salud como tarea cualquiera.
Promedio 5 votos 2 porcentaje 100%

Descubriéndome feminista

“Entre el reflejo y la palabra”

Descubriéndome feminista

Ser promotora de la salud alternativa, incluir la perspectiva de género en mi quehacer profesional y lo que es más incorporar los aprendizajes derivados de mi formación a mi vida  como mujer, a mi entorno familiar, social e individual ha sido un proceso largo, complejo, doloroso y satisfactorio.

Asumirme frente a mí misma y frente a los otros como feminista ha tenido sus costos, esos costos que tiene una que pagar por transgredir la normalidad, lo natural. A mi manera y desde mi lugar en el mundo he tenido que aprender a vivir desde la resistencia, optar por el lado de la revolución, donde sin duda la más dura batalla la he tenido que librar conmigo misma.

feministaMe considero una mujer que creció en una familia tradicional mexicana, que durante su niñez soñaba con el tipo de cosas que se nos permite soñar a las niñas: encontrar a la pareja ideal, casarme, ser madre, etcétera eran las cosas que yo esperaba para mí cuando fuera adulta, sin embargo, con el tiempo algo pasó, alguna vez escuché que la historia podía ser diferente y aunque dudosa podía identificar en mí el deseo de descubrir ese nuevo mundo donde ser mujer me resultaba más inspirador y  me arriesgué, aunque en este trance descubrí que decidir ir contra corriente sería todo menos sencillo.

Comencé a leer sobre construcción de género, género, estereotipos y feminismo y al tiempo que leía me convencía de que lo que encontraba me emocionaba, me inspiraba y sobre todo me invitaba a cuestionar todo lo que yo había incorporado siempre a mi modo de vivirme como mujer. Fue así como mi formación en género acompañada de un trabajo reflexivo sobre mí misma me ha permitido transformarme como mujer, en este sentido hoy al menos estoy en la posibilidad de saber que ser mujer puede significar diferentes cosas, que vivir en pareja debería ser una elección y no una obligación para las mujeres, que no tener a un hombre a tu lado no es estar incompleta, que la maternidad no está hecha para todas las mujeres y que no ser madre no te anula como mujer.

Como promotora de la salud, este proceso me ha permitido alcanzar la claridad necesaria para saber que quiero que mi práctica profesional sirva en la medida de lo posible para minimizar las condiciones de opresión y control que el sistema patriarcal ejerce sobre las mujeres, entiendo también la responsabilidad que como promotora tengo de generar las condiciones pedagógicas necesarias que permitan a las personas reflexionar sobre su realidad, con la intención de generar cambios paulatinos que se reflejen en su capacidad para cuestionar su relación con el poder y por ende en el aumento de sus niveles de autonomía.

Y a ti ¿Cómo te ha cambiado la vida durante o después de tu formación como promotor/a de salud? Espero tus comentarios.

Licencia de Creative Commons
Descubriéndome feminista by Yasmin Guadalupe Vasquez Zagaceta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

 

 

Licencia de Creative Commons
Imagen «El feminismo en mi vida» by Diana Yarely Vasquez Zagaceta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

(112)

Descubriéndome feminista
Promedio 2.7 votos 3 porcentaje 53.33%

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas