Mi manera de hacer promoción de la salud (parte 2)

En mí entrada pasada titulada: Mi manera de hacer promoción de la salud (parte 1) mencioné que ése artículo estaba compuesto por dos apartados. A continuación les presento el segundo, dónde hablo sobre el papel que juega el aprendizaje en los procesos de promoción de la salud, también desarrollo y contrasto tres metodologías educativas. Cabe mencionar que las categorías que a continuación menciono son con fines didácticos, pues en la práctica no se encuentran en su forma pura, sino que hay mezclas, y no siempre la educación bancaria es del todo negativa, ni el aprendizaje basado en la experiencia es siempre el adecuado.

 

El papel que juega el aprendizaje en los procesos de promoción de la salud que facilito

En mi forma de hacer promoción de la salud el papel que juega el aprendizaje es vital, porque a partir de cómo se realicen los procesos de aprendizaje el sujeto va a ser más o menos capaz de generar procesos reflexivos que lo ayuden a promover su salud. Pues el aprendizaje nos conduce a la construcción del conocimiento y si hay una construcción de conocimiento entonces nuestras capacidades se desarrollan y aumentan nuestros capitales como el cultural, con esto se adquiere poder y los niveles de salud de los sujetos pueden incrementar. Es en el andamiaje reflexivo cuando el aprendizaje es aplicable en los procesos de promoción de la salud ya que, al abordar algún problema de salud de los sujetos se buscará que éstos aprendan de sus experiencias pasadas, identifiquen la huella que los discursos dominantes han dejado en ellos y a partir de ello reaprendan, resignifiquen esas experiencias y ganen poder.
Como vemos el aprendizaje toma importancia al momento que el sujeto reflexiona sobre sus experiencias pasadas en relación con las presentes y a partir de ello busca aprender algo nuevo que lo ayude a tener una mejor relación con esa experiencia, desarrollando sus capacidades y construyendo futuros deseables.

Lo que para mí significa aprender

Aprender  (como lo entiendo) es entender algo, reflexionar sobre las experiencias pasadas de la persona en relación con el nuevo conocimiento, es reaprender de la huella que ha dejado el pasado en nosotros y a partir de ello construir nuevos conocimientos aplicables en la vida cotidiana.

Considero que una forma de querer aprender o emprender una búsqueda por  nuevos conocimientos es concebirse como seres inacabados así se despertará nuestra curiosidad y comenzaremos a buscar respuestas, esto nos llevará a una acción que al final puede derivar en nuevos conocimientos.

 

Metodologías educativas que he identificado

Aprendizaje inerte o descontextualizado:

  • Educación bancaria: se asume que las personas son ignorantes y deben aprender algo que no saben. Las explicaciones no son significativas, son simplistas y poco claras. Quien enseña pretende que el otro memorice las cosas sin generar las condiciones para que el sujeto tenga tiempo de reflexionar el tema  en base a su experiencia. Por tanto quien aprende es un receptor pasivo; en palabras de Freire:

En la visión “bancaria” de la educación, el “saber”, el conocimiento, es una donación de aquellos que se juzgan sabios a los que juzgan ignorantes. Donación que se basa en una de las manifestaciones instrumentales de la ideología de la opresión: la absolutización de la ignorancia, que constituye lo que llamamos alienación de la ignorancia, según la cual ésta se encuentra siempre en el otro (Freire, 1970; p. 52).

Aprendizaje significativo: los conocimientos que ya posee el sujeto son relacionados con los presentes, por ello “el punto de partida de éste tipo de aprendizaje son los conocimientos y experiencias previos que tiene el aprendiz” (Barriga y Hernández, 2002; p.36). Y tiene como objetivo “enseñar a pensar y actuar sobre conocimientos significativos y contextuados” (Barriga y Hernández, 2002; p. 30) Pero queda alejado de las prácticas de las personas porque la persona relaciona este conocimiento con uno previo pero no logra vincularlo con su vida (con lo que le está sucediendo en su persona). Esta forma de aprendizaje es útil, pero es más adecuado el aprendizaje basado en la experiencia, ya que éste logra vincular el nuevo conocimiento con la vida de cada persona; en contraste en el conocimiento significativo las dimensiones de cada sujeto quedan ajenas a su persona, pues
nada tienen que ver con él.head-746550__180

Aprendizaje basado en la experiencia: A diferencia del aprendizaje anterior, aquí lo que se pretende es que el nuevo conocimiento este contextualizado en la práctica de la persona y en la persona, esto es: que sea significativo en la vida de las personas. Que los nuevos conocimientos no sólo les sean significativos a los sujetos, sino que también los puedan relacionar con sus experiencias pasadas y presentes, para que a partir de ello reaprendan y generen conocimientos útiles a su persona. Se puede decir que en este tipo de aprendizaje se analiza la realidad en la persona, esto es: cómo la persona se comporta en su contexto, en relación con sus prácticas, pues «[…]Nuestra memoria es una compilación de lo que pasó, junto con nuestra interpretación de esos eventos. Incluso el pasado cambia cuando lo volvemos a visitar de manera imaginaria a la luz de nuevas interpretaciones. Este proceso puede ser traumático. También puede ser transformador» (Brew, 1993; p. 5).

De esta manera, este tipo de aprendizaje puede derivar en una acción transformadora de la realidad (el sujeto podrá generar conocimiento que le sea útil para aprender algo que le ayude a resolver un problema), por ello es importante que ¨[…]Estemos listos para un reordenamiento conceptual parcial o completo. Estemos abiertos a nuevas realidades»(Brew, 1993; p. 5).

Diferencias entre las 3 metodologías educativas 

Cada tipo de aprendizaje ve al sujeto de forma distinta y por tanto contemplan sus necesidades de forma diferente. Por ejemplo:

En el aprendizaje bancario se violenta al sujeto al no tomar en cuenta sus aprendizajes pasados, lo ve como una persona ignorante que necesita aprender algo. El nuevo conocimiento queda descontextualizado porque la persona no lo está ligando con su experiencia y probablemente si llegará a memorizar algo de lo que se le ha enseñado, en un futuro inmediato lo olvidará, ya que el aprendizaje esta desvinculado con sus experiencias pasadas.

En el aprendizaje significativo se ve al otro como un ser capaz de generar nuevos conocimientos a partir de vincular su aprendizaje pasado con el nuevo, pero es el que enseña quien le dice qué tipo de situaciones debe relacionar con el nuevo conocimiento. De esta forma el que aprende no tiene la oportunidad de llevar los nuevos conocimientos a su práctica, y las huellas que las experiencias pasadas han dejado en él no se transformaran en conocimientos útiles que le permitan ganar poder.

En el aprendizaje basado en la experiencia el sujeto es quien, a partir de su curiosidad, lleva a cabo su proceso de aprendizaje. El que enseña solamente es un facilitador que lo acompaña en la construcción de dicho conocimiento. En esta forma de aprendizaje es la reflexión crítica la que determina las necesidades de conocimiento que se deben aprender y éstas cambian conforme avanza el proceso reflexivo. Es durante éste proceso de aprendizaje que las personas desarrollan sus capacidades humanas y capitales para poder realizar una acción transformadora de la realidad que los lleve a incrementar sus niveles de salud.

Leer másMi manera de hacer promoción de la salud (parte 2)

(229)

Mi manera de hacer promoción de la salud (parte 2)
Promedio 4.6 votos 11 porcentaje 92.73%

La promoción de la salud como tarea cualquiera.

IMG_201511308_121628

No fue nada nuevo, no vi lo que yo espere ver…

Acudí al encuentro estudiantil que se llevó a cabo en el Museo de Medicina ubicado en Belisario Domínguez esquina con república de Brasil en el centro de la ciudad, un encuentro en donde acudieron estudiantes de diferentes universidades, de UAM; de las carrera de Psicología y Medicina, la UNAM; de mecina, el IPN; de medicina, de la UACM por su puesto; estudiantes de Promoción de la Salud y el Instituto Nacional de Salud Pública, de la especialidad en Salud Pública. En el encuentro se planteó responder dos preguntas; la primera era ¿Qué tipo de formación estamos recibiendo? Y la segunda pregunta era ¿qué tipo de personal necesita nuestro país? Para responder las preguntas, las organizadoras del evento nos separaron en grupos y el grupo en el que yo estuve hubo dos compañeros de la UACM y compañeros de todas la universidades que ya mencioné. Con respecto a la primera pregunta, la respuesta fue común en el grupo: coincidimos que la formación que recibimos es una formación de tipo mercantilista en la que no importa el trato a las personas ni el trato humano sino la acumulación de capital, misma que no permite una atención de calidad a las personas Entre los aportes que mis compañeros hicieron para responder a la segunda pregunta destaca la idea de que todos son conscientes de que existe violencia médica, que la relación médico-paciente es indignante y que ellos (estudiantes de medicina y médicos) no son la panacea, pero algo que llamó mi atención al cien por ciento es la idea que tienen acerca de la Promoción de la Salud.

 

“Todos podemos ser promotores de la salud” dijo una de mis compañeras, ella estudia medicina en la UAM; después de esto todos (digo todos por mencionar a los chicos que estaba participando, porque había más compañeros que no participaban) comenzaron a decir que sí, todos podían ser promotores de la salud sin imaginar las implicaciones de lo que estaban diciendo. A partir de esto que observé, pienso: ¿Acaso sería justo que yo dijera que todos podemos ser médicos sólo por el
hecho de saber auto medicarnos? ¿Sería justo que yo dijera que todos podemos ser psicólogos por hecho de poder escuchar a las personas o darles un consejo? Desde luego que no, para poder decir eso, necesitamos prepararnos como psicólogos estudiando una licenciatura en psicología o una licenciatura en medicina para ser médicos, de otro modo solo estaríamos minimizando ese tipo de saberes a saberes que no necesitan una preparación y que cualquiera puede realizar. No quiero decir con esto que no podemos ser o hacer tal función, lo que digo es que al igual que esas dos profesiones (sólo por mencionar algunas)necesitan una preparación, la promoción de la salud no es cualquier cosa, no es una tarea fácil y necesita una preparación. La idea que tienen acerca de nuestra carrera es una idea desvalorizada en la que reside la percepción de que es algo tan sencillo que cualquiera lo puede hacer; creo que eso se debe a la juventud de nuestra carrera y a que no es muy conocida entre las demás profesiones que se encargan de la atención médica. Yo no estoy de acuerdo con eso y lo pongo de manifiesto en estas palabras debido a que estudiar esta carrera nos ha costado a todos los que la cursamos y a todos los que la cursaron (y estos últimos no me dejarán mentir), esto trae consecuencias entre los estudiantes y los egresados de la licenciatura. En los estudiantes de manera que los frustra por la incertidumbre de no saber qué hacer y al mismo tiempo los desmotiva a seguir estudiando esto y en los egresados de modo que no son reconocidos como profesionales y sus labores son reducidas a tareas simples que impiden la profesionalización de la labor como Promotor de la Salud.

En lo particular, pienso que para poder desechar algo, despreciarlo, o desvalorizarlo se debe conocer en su totalidad, de otro modo estaremos hablando de algo que no sabemos y eso no es muy sensato. Esto es, la licenciatura de Promoción de la Salud no es muy conocida, por lo tanto no deberían emitir juicios tan apresurados acerca de ella sin no la conocen, es por esta misma razón que dicen que “todos podemos ser promotores”, porque no saben lo que significa ser promotor. Con esto tampoco quiero decir algo negativo de las personas que opinaron a cerca de ser promotores de la salud, solo me gustaría invitarlos a la reflexión acerca de lo que piensan para que puedan ver el amplio y vasto campo que la promoción de la salud ofrece y lo complejo que puede volverse al no tener una especificidad, además de lo diverso y rico que es adquirir conocimientos desde esta postura.
A tí que me lees ¿alguna vez te haz sentido desvalorizado como profesional de la promoción de la salud? platícanos tu experiencia y cuéntanos ¿qué hiciste? ¿cómo lidiaste con esa situación? ¿qué tan satisfecho quedaste? ¿qué harías diferente?

(123)

La promoción de la salud como tarea cualquiera.
Promedio 5 votos 2 porcentaje 100%

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas