Viviendo y re-viviendo mi cuerpo

libertad

En la entrada anterior les hablé un poco, sobre mi sentir en torno a la condición médica que impidió mi crecimiento y mencioné de manera general el reto que ha significado para mí relacionarme con mi cuerpo. Hoy intentaré ahondar más en este sentido.
Hablar de sentirte inconforme contigo misma y con tu cuerpo, sin duda también es hablar de una mezcla de sentimientos con los que hay que lidiar; el miedo, la ira, la inseguridad, etcétera, son el pan de todos los días y son además paralizantes, ahora imagínense vivir muchos de los días de tu vida paralizada o lo que es más, atrapada en un remolino de emociones negativas; es devastador.
Cuando vives en desacuerdo con tu apariencia física; actividades tan cotidianas como bañarte, vestirte y peinarte se vuelven el peor de los tormentos y ni que decir de esos momentos en los que te miras al espejo, no hay peor dolor que mirarte al espejo y odiar lo que ves frente a ti.
Afortunadamente hoy puedo decir que es posible revertir esta situación, por supuesto no es fácil y como todo proceso conlleva tiempo y dedicación, pero ¿qué hice para comenzar a aceptar mi cuerpo?
Seguramente hay muchos caminos posibles, hoy yo te comparto el que a mí me ha sido útil para avanzar.
El primer momento que yo identifico y que sin duda fue crucial y decisivo, fue la reflexión, para mí la reflexión se convirtió en algo terapéutico y sanador. La práctica reflexiva me permitió en un principio comenzar a conocerme y escucharme pero también me permite cuestionar, dudar de todo aquello que se plantea como verdad y como regla.
Otra cuestión que me ayudó a avanzar en la relación conmigo misma fue la decisión que tomé de formarme como promotora de la salud con perspectiva de género; al estudiar la categoría de género tuve la posibilidad de cuestionar lo que la sociedad siempre nos ha impuesto como “normal” para hombres y mujeres y pude también posicionarme en contra del sistema patriarcal que promueve una educación sexista y basada en estereotipos fuera de toda realidad posible y roles diferentes para los varones y para las mujeres.
Hoy intento seguir reflexionando, escribiendo y pensando en voz alta, hablar conmigo misma es todavía todo un reto, pero lo intento cada vez que puedo, intento seguir caminando, cuestionando sobre todo, el lugar en el que me encuentro como mujer, hoy reconozco la necesidad de que hombres y mujeres escuchemos cuentos diferentes, sin princesas, sin príncipes, sin finales felices.
Hoy quiero que muchas niñas y mujeres sepan que su valor no está en la medida de su cintura, ni en sus caderas, ni en sus senos, ni en la ropa que viste, hoy quiero que sepan que su verdadero valor como seres humanos está en su capacidad para ser lo que quieran ser.
Y tú ¿Cómo has vivido tu cuerpo? ¿Qué posibilidades de acción se te ocurren para mejorar tu relación con él? Espero tus comentarios.

Licencia de Creative Commons
Viviendo y re-viviendo mi cuerpo by Yasmin Guadalupe Vasquez Zagaceta is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

(38)

Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres

25 de noviembre. Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Es un día establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año de 1993, que en primera instancia demuestra el reconocimiento internacional de que la violencia contra la mujer es una violación inaceptable a los derechos humanos y una forma de discriminación por razones de género. En segundo lugar, es un día que propone la reflexión respecto a la problemática que representa la violencia de género que aqueja principalmente a mujeres alrededor del mundo, en este sentido, se invita a los gobiernos a incorporar dentro de sus políticas públicas las acciones necesarias que contribuyan a la eliminación de cualquier forma de violencia contra las mujeres.
Sin embargo, en la actualidad las mujeres alrededor del mundo, incluyendo desde luego a las mexicanas, continuamos viviendo en entornos violentos, donde tanto el entorno privado como el público en los que nos desenvolvemos continúan siendo permeados por un sistema patriarcal que limita nuestro ser, pensar y actuar en la vida.
Personalmente, el saberme y sentirme mujer, indudablemente me hace saberme como un ser humano en riesgo de ser vulnerado, sin embargo, creo que el camino que comencé para lograr apoderarme y la constante reflexión sobre mis aspiraciones como mujer me han permitido encontrarme más fuerte y más cercana a mis necesidades y deseos propios.
Pero qué hay de aquellas mujeres que aún se encuentran sometidas a un sistema social y cultural que las oprime y les imposibilita aspirar a una vida libre, aquellas víctimas de explotación sexual, de trata de personas, de violencia proveniente del Estado, como la represión, las desaparecidas por la fuerza, las víctimas de violencia física, psicológica o económica dentro de su mismo hogar, de violencia en el noviazgo, de quienes una y otra vez son violentadas por razones de etnia, de clase y de género como es el caso de las mujeres indígenas a quienes además se suman numerosas violaciones a sus derechos humanos, como el acceso a la educación y en general a su capacidad de decidir y de ejercerse como ser autónomo.
Creo firmemente que hoy 25 de noviembre es un buen día para que como promotoras y promotores de la salud reflexionemos sobre lo que nuestra práctica puede aportar en estos contextos.
En fin, mucho por hacer y aunque el camino es largo, sé que la única manera segura de avanzar es caminar.
Esperando que el sueño compartido por muchos de los que habitamos en Manantial de Nubes, de construir un mundo mejor en donde quepamos todos no acabe nunca les dejo un saludo fraterno.

Yasmin Vasquez-Licenciada en Promoción de la Salud

(35)

Parto humanizado

Parto humanizado Elba Vargas Romero El embarazo es una de las etapas reproductivas más hermosas para las mujeres que deciden formar una familia, luchar por la vida de un nuevo ser que por elección, han decido traer en su vientre pero también un compromiso de cuidarlo y educarlo, el embarazo es un periodo de descubrimiento y contacto de la mujeres que gozan del privilegio de llevar consigo una futura vida, para muchas de es un periodo de comunicación, disfrute, contacto de mujer a hijo es el primer contacto con él y además la que goza del privilegio de llevarlo consigo a donde quiera que se va y ¿si el embarazo es una etapa hermosa para la mujer por qué no habría de serlo el parto? “El parto y nacimiento son el punto de partida de la vida y son por ello procesos que afectan el resto de la existencia humana. De ahí que la humanización del parto constituya una necesidad urgente y evidente. Por tanto creemos firmemente que la aplicación de la humanización en los cuidados que se proveen al comienzo de la vida humana será determinante y definitiva para las sociedades futuras”[1]    En 2000 México y otros 188 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se comprometieron a cumplir con los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) donde se resalta el objetivo 5 relacionado con la salud materna, el cual busca una reducción de tres cuartas partes de muertes para 2015.[2] Dentro de los derechos humanos se establecen aquellos que son propios del parto y el nacimiento dentro de los cuales podemos encontrar ·         El derecho a la dignidad Personal Artículo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos Artículo 11 de la Convención Americana de Derechos Humanos ·         El derecho a la vida, la libertad, seguridad e integridad de la personas Articulo 1 Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre Artículos 4, 5,7, Convención Americana de Derechos Humanos Artículo 6 y 9 del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales Artículo 6 Convención sobre los  Derechos del Niño ·         Derecho a no ser sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Artículo 5 Convención Americana de Derechos Humanos Artículo 7 Del Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales Artículo 37 Convención Sobre Derechos Del Niño ·

Leer másParto humanizado

(87)

Promoción de la salud ciudadana en defensa del medio ambiente. Reflexiones sobre un caso

 

En este artículo abordaré:

  • Un ejemplo de promoción de salud crítica y ciudadana en defensa del medio ambiente
  • La promoción de la salud como trabajo necesariamente político
  • Algunas implicaciones en la formación de profesionales de la promoción de la salud con perspectiva crítica

 

Muchas veces, durante mis clases en la Licenciatura en Promoción de la Salud de la UACM le he comentado a los estudiantes la idea de que la promoción de la salud es un acto político, sin importar la perspectiva teórica que se utilice. Esta idea vino a mi mente cuando leí el artículo que aquí comento.

El caso en cuestión es el testimonio de una lucha de un grupo de vecinos para defender un bosque que se encuentra al norte de la zona metropolitana de Guadalajara, en el estado mexicano de Jalisco. El bosque se encuentra desde hace varios años amenzado por intereses de compañías inmobiliarias que pretenden construir desarrollos urbanos y un campo de golf. Como las autoridades locales han favorecido estos intereses algunos vecinos se han organizado para exigir su derecho a agua y aire limpios, así como un espacio natural con el que se relacionan de varias formas sin depredarlo.  Los invito a leer el caso antes de continuar con este texto. Pueden hacerlo aquí. o haciendo clíck en la imagen.

 

Al leer el artículo me parece un buen ejemplo de promoción de la salud en el tema ambiental. Tal vez estos vecinos no se asuman como promotores de salud, pero lo son. Puede observarse que se siguen líneas de acción como organización comunitaria, ambientes saludables, alianzas, advocacy y exigilibidad de derechos. También puede observarse que cuando se hace promoción de la salud con un sentido crítico, es decir promoción de la salud comprometida con la transformación de la realidad, necesariamente se llega al conflicto. Aquí está muy claro como dos proyectos en relación a un espacio geográfico se contraponen: el proyecto del mercado (y del gobierno) y el proyecto de los vecinos organizados. El logro del proyecto de unos afectará los intereses de otros y al final ganará quién tenga más poder. Los vecinos necesitarán mucho poder para ganar su lucha.  Ese es un ejemplo claro de la dimensión política de la promoción de la salud y de el posicionamiento ético que tiene que tomar el promotor de la salud con respecto a un escenario así.

Imaginemos que un promotor de la salud se enfrenta a esta situación. En un esceneario como el que se plantea se puede hacer promoción de la salud de maneras muy diferentes. Un promotor de la salud podría dar pláticas de cómo cuidar el ambiente, reciclar la basura y respetar a la naturaleza, así en abstracto. Un abordaje de este tipo (si bien puede tener cierta utilidad) no contradice en esencia ningún interés. Es probable que no modifique mucho y ciertamente que no haga nada por modificar la situación de ese bosque. Una intervención así es probable que cambie poco la correlación de fuerzas, que haga poco por facilitar el empoderamiento de los vecinos. Una opción así, por acción o por omisión es una acción política por parte del promotor de la salud.  Si por el contrario, el promotor de la salud decide aplicar una estrategia diferente, una que por ejemplo esté encaminada a facilitar los procesos de empoderamiento y apoderamiento de este grupo de vecinos y lo hace con eficacia, su trabajo tendrá un impacto político también. De cualquier forma su trabajo es político. Es una cuestión de elección para el promotor de la salud.

Por otro lado, me pongo a pensar que necesitaría saber un profesional de la promoción de la salud para trabajar en un contexto como el que aquí ejemplifico: Biología, ecología, sociología, antropología,pedagogía, derecho, ciencia política para empezar. El saber de los vecinos, su cultura y su relación histórica con el espacio serían sin duda otro elemento indispensable en la comprensión compleja del fenómeno. Es claro que el profesional de la promoción de la salud tiene que tener una formación multidisciplinaria, pero también que ninguna de estas disciplinas, ni la suma de ellas puede dar un entendimiento complejo del caso, o una solución integral. Para lograrlo el promotor de la salud necesitaría poner a dialogar su saber y el saber de otros sobre estas disciplinas para construir una nueva explicación y una nueva propuesta. Es aquí donde la inter y la transdisciplina entran en juego. Y me pregunto si estamos preparados para esto. Si estamos preparando a los profesionales de la promoción de la salud para hacer explicaciones y diseñar estrategias de acción inter y transdisciplinarias.

Licencia de Creative Commons
Promoción de la salud ciudadana en defensa del medio ambiente. Reflexiones sobre un caso by David García Cárdenas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.manantialdenubes.org/members-2/david-garcia/profile/.

(337)

Cuenta Conmigo. Promoción de la salud en temas de diversidad sexual

Aquí les presento un ejemplo de promoción de la salud en temas de diversidad sexual dirigido a jóvenes sexualmente diversos y algunas reflexiones que hice a partir de ver el video.  Sin duda el trabajo de Cuenta Conmigo es un ejemplo de trabajo con resultados  empoderantes y emancipadores.  El video lo pueden ver aquí abajo y mis reflexiones las pueden leer aquí.

 

(114)

Reflexiones sobre el video de Cuenta Conmigo

Después de ver el video que Cuenta Conmigo ha publicado en su sitio del feis decidí compartir con la comunidad algunas reflexiones. Debo aclarar que estas se derivan de lo que interpreto del trabajo que se muestra en el video, y que mi interpetación pueda ser muy parcial al estar basada en pocos elementos. No soy experto en promoción de la salud en temas de sexualidad, y las reflexiones que aquí aplico al tema tienen que ver con un marco explicativo más amplio: el de la dominación entre seres humanos basada en mecanismos de legitimación diferentes al ejercicio de la fuerza bruta. Aclarado todo esto, comparto mis reflexiones:

 

En sociedades como la nuestra, predominan valorizaciones culturales que privilegian el modelo heterosexual de sexualidad, y desvalorizan cualquier modelo heterodoxo. Estas valorizaciones se traducen en prácticas diversas que van desde las más abiertas de discriminación, marginación, violencia y violación de derechos hasta prácticas sutiles que apenas pueden identificarse. Todo esto se refleja en un estado de dominación entre seres humanos. Un problema fundamental de esta dominación es que se funda en valores inculcados de forma predominantemente inconsciente, mediante el ejercicio de la práctica. Aprendemos a discriminar al diferente (en este caso al de sexualidad diferente) con lecciones cotidianas implicitas en las prácticas. No es que no se discrimine explícitamente, sino que esta pedagogía se alimenta de muchas acciones en las que la discriminación no es nombrada sino ejercida y asimilada a través de las prácticas (mecanismo que el sociólogo Pierre Bourdieu nombró como violencia simbólica). Esta asimilación de los valores culturales se da desde la más temprana infancia tanto en aquellos que son o serán opresores, como en aquellos que serán oprimidos, de acuerdo a lo que dicten esos valores. Este mecanismo permite entonces la interiorización (muchas veces inconsciente) de las valorizaciones. Una corporeización de la cultura. Así la persona no asume conscientemente que el homosexual -por ejemplo- es «inferior», «desviado» o está «mal» y luego actúa en consecuencia, sino su cuerpo, a través de la corporeización de estos valores, siente estos valores y su cuerpo se dispone a actuar y entonces la persona elige. Si el cuerpo es una persona heterosexual (las reglas de valoración en esta cultura dicen que vale más) su cuerpo experimenta sentimientos y sensaciones en concordancia y se dispone a actuar esa «superioridad» que su cuerpo asume. Si el cuerpo es de una persona homosexual (o de cualquier otra orientación no heterosexual) su cuerpo experimenta sentimientos y sensaciones negativas, de autodesvalorización. Su cuerpos se disponen a la dominación, cada quién en el lugar que les asigna la regla de valoración. Ambos podrán decidir actuar de manera contraria a sus disposiciones corporales ya que no somos robots, pero las posibilidades son bajas.

Afortunadamente el ser humano, así como tiene la capacidad de interiorizar automáticamente discursos culturales implicitos a las prácticas (lo que describí arriba) también tiene la posibilidad de identificar (con cierto esfuerzo reflexivo) los discursos que ha corporeizado y que se manifiestan como disposiciones corporales, decisiones y acciones. Es donde radica, desde mi perspectiva, la posibilidad y la existencia de la promoción de la salud emancipadora.

En este enfoque, que plantea la reflexión de las personas sobre su actuar, sus disposiciones corporales, sus eleccciones y las de otros seres humanos en su medio se enfoca al igual que lo que plantea Cuenta Conmigo el generar las condiciones para que el otro se fortalezca y tome sus propias decisiones. Creo que la liberación de las ideas impuestas de las que habla Hugo Bautista debe comenzar por nuestros propios cuerpos, y luego traducirse en acciones de transformación del mundo, en acciones autoliberadoras y liberadoras de otros. Coincido con la idea que platica Lina Pérez Cerqueda de crear las condiciones para que los otros se fortalezcan, ganen poder, se revaloricen bajo valores decididos por ellos mismos (y no impuestos por la sociedad)  y que sean ellos los que decidan las acciones en sus propias vidas. Da gusto conocer de la existencia de trabajos así.

Licencia de Creative Commons
Reflexiones sobre el video de Cuenta Conmigo by David García Cárdenas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

(149)

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

Ir a la barra de herramientas